ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
John Malkovich: «No veo en Casanova a un seductor, es más bien trágico»
John Malkovich durante la rueda de prensa

John Malkovich: «No veo en Casanova a un seductor, es más bien trágico»

Apoyado en una muleta por una reciente operación de rodilla, el poliédrico actor norteamericano presenta en San Sebastián la adaptación teatral de «Casanova Variations»

Día 22/09/2014 - 20.55h

El gran depredador llamado John Malkovich que en la gran pantalla da vida al mayor seductor de todos los tiempos, el veneciano Giacomo Casanova, se ha presentado esta mañana en la sala de prensa del festival de San Sebastián apoyado de una muleta por una reciente operación de rodilla. Impecable en las formas, el poliédrico actor norteamericano ha aplacado los ecos de este legendario mujeriego y su irrefrenable poder de conquista, al que ha interpretado en los dos últimos años sobre las tablas del teatro. «Yo no veo en Casanova a un seductor, su historia es más bien trágica», ha concluido Malkovich, de 60 años, rebajando así el suflé de instintos pasionales que recrea la cinta «Casanova Variations».

[San Sebastián 2014: críticas, crónicas y fotogalerías]

El nombre de Malkovich es el plato fuerte del día en esta cuarta jornada de la 62 edición del certamen donostiarra, aunque la prensa especializada ha salido algo indigesta de la proyección de su película, que compite por la Concha de Oro. Incluso él ha reconocido que en un principio tuvo «dudas» sobre la estructura de la cinta que dirigeMichael Sturminger. Una obra compleja que incluye una ópera dentro de una pieza teatral convertida en una película de época, pero que nos transporta hasta el tiempo presente con la intervención del propio Malkovich haciendo de Malkovich.

«Los personajes pasan a través de ti»

Asumida la «rareza» de que su propio «yo» intervenga en el guión, el actor de Illinois -que ya rodó «Cómo ser John Malkocih»- ha asegurado que le cuesta retratarse: «Es difícil pensar en mí mismo como un personaje. ¿Qué sería? ¿Quién es? No tengo ni idea». Sobre la crítica a su trabajo, ha asegurado que no le inquieta demasiado. «No me preocupan las cosas que yo no puedo controlar», ha puntualizado el veterano actor, que se atreve interpretando arias de Mozart.

En todo caso, ha defendido su trabajo en general como «una terapia». «Un actor no debe sentir nada. Los personajes pasan a través de ti y eso es muy sano. Lo mismo ocurre con la música. El hecho de que te provoque una reacción sublime no significa que nosotros seamos sublimes. Ayuda, pero no te hace sublime. Es triste, pero '¡cést la vie!'», ha ironizado.

Todo el mundo quiere a Malkovich

Al final el actor se ha impuesto sobre el personaje. «Nadie es tan bueno como yo a la hora de aprender que la vida es hermosa. Ésa puede ser una buena definición de por qué hago lo que hago», ha contestado a preguntas de los periodistas, que han intentado sin demasiado éxito ahondar en su verdadera identidad. «Para un actor no existe la privacidad? Pero yo vivo en mi propio mundo privado y aunque lo han intentado nadie puede hacer nada contra esto», ha defendido el actor, enfundado en un elegante traje gris y corbata azulada al cuello.

Sturminger también se ha rendido al «hechizo Malkovich», como alguien ha definido en la sala de prensa. «He tenido un 'dream team'. Existe mucha energía, talento y alegría en el equipo. Todo el mundo quiere trabajar con John Malkovich», ha subrayado. El director ha añadido un último velo de misterio sobre el actor, al rechazar toda «estigmatización» posible del actor, recurrente cada vez que elige sus papeles. «John ha hecho 10.000 personajes. Se le etiqueta con el papel de seductor, de asesino en serie o de alocado. Pero John no tiene demasiado que ver (con Casanova)», ha zanjado entre risas.

Comentarios