ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
Benicio Del Toro («Pablo Escobar»): «Conozco los dos lados del mundo de las drogas»
Del Toro, en una imagen de la película

Benicio Del Toro («Pablo Escobar»): «Conozco los dos lados del mundo de las drogas»

El actor puertorriqueño suma una nueva muesca a su lista de personajes controvertidos encarnando al traficante colombiano

Día 14/11/2014 - 22.03h

Con la cadencia natural de sus biorritmos Benicio del Toro ha ido acumulando una carrera única en Hollywood. Jamás ha tenido prisa por triunfar, por sumar títulos comerciales que enriquezcan sus arcas a costa de su reputación, aunque este año rodó «Guardianes de la Galaxia». Del Toro, si algo almacena, son figuras históricas controvertidas como el Che Guevara y ahora Pablo Escobar. Con cierta tendencia a representar el lado violento del ser humano el actor confiesa en esta entrevista que realizamos en el Festival de Toronto que prefiere interpretar el personaje que está fuera de la ley antes que al policía justiciero.

[Crítica de «Escobar: Paraíso perdido» de Oti R. Marchante]

Hombre de familia, político, líder sin escrúpulos de un cartel de la droga: todos los ángulos de la personalidad de Pablo Escobar se exploran en el filme «Escobar: Paraíso perdido», dirigido por Andrea Di Stefano con Del Toro dando vida al famoso criminal. «Creo que los antropólogos deberían estudiar por qué al público le interesan este tipo de películas. Si miras hacia atrás, en la Antigua Grecia de Homero ya existían dramas con este tipo de personajes», confiesa con su característica voz rasgada.

Del Toro confiesa que desde «Traffic», estrenada en el año 2000, lo único que le ofrecen son papeles que tienen que ver con el mundo de la droga. «Mi relación con estos personajes empezó en 1991, cuando hice una miniserie titulada ?Drug Wars?, basada en la verdadera historia de un agente del departamento antidroga llamado Tiki Camarena, que fue asesinado en México. Desde entonces puedes decir que he hecho carrera presentando en la ficción el mundo de las drogas. Reconozco que me he encontrado con gente que trabajaba en ambos lados, policías y miembros de los carteles y es un mundo que me interesa, que conozco».

Para el actor puertorriqueño representar a un villano como Escobar siempre es más interesante. «Depende del guion, pero si un villano está bien escrito es mil veces más divertido interpretarlo que al héroe. La verdad es que suelen ser más inteligentes». Del Toro empezó a estudiar drama en la universidad, donde se despertó su deseo por la interpretación. «Recuerdo que cuando entraba en la clase la profesora decía que ya no estaba en la edad adecuada para empezar con la actuación, y me picó el gusanillo del orgullo porque a mí me gustaba la música. Quería aprender a tocar un instrumento y dedicar mi tiempo a los Rolling Stones, a los grupos que en ese momento me motivaban. Cuando quería irme a Hawai y aprender surf, convertirme en un surfero, fue cuando descubrí la interpretación. Actuar me mantuvo fuera de problemas, me evitó hacer tonterías y me dio la energía suficiente para colocarme en el lugar donde ahora estoy?.

Rumores y polémica

Sus películas «Miedo y asco en Las Vegas» y «Basquiat» le crearon un aura polémica. Los rumores le acusaban de acudir bajo los efectos de las drogas a los rodajes. «Mucha gente ha estado diciendo tonterías que no son verdad sobre si mis ojos estaban rojos o si, como mis personajes, siempre estoy enchufado a las drogas, pero nunca lo haría, y menos en mi trabajo, donde puedo afectar a mucha gente. Cuando trabajas en una película quieres estar vivo, sentir lo que haces. Yo he visto el efecto de las drogas y el alcohol en la gente y no te dejan utilizar tu imaginación. No, eso no va conmigo».

Del Toro es una estrella de cine que reconoce sentir tanta debilidad por las mujeres hermosas como por la música. «La música se me da mejor que las mujeres, al final todas me mandan al ?carajo?». Está considerado como el Brad Pitt latino, etiqueta que no le molesta. «Claro que me gusta que me digan que soy el Brad Pitt latino, me alimenta el ego». En el futuro desearía interpretar una comedia romántica «Me gustaría, pero ese tipo de papeles no aparecen en mi panorama. No me llaman para hacerlos, sencillamente». Lo suyo, más que suerte, ha sido estar en el momento adecuado en el lugar adecuado. «Creo que he hecho buenas películas y si he tenido suerte o no dependerá de cómo entiendas la suerte. A mí me llegó el tren, pero cuando llegó yo estaba allí esperando con mi maleta. Tuve suerte porque me subí».

Comentarios