ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
El director de la película sobre Strauss-Kahn se desentiende de su «retoque»
El director recibió duras críticas tras la presentación de la cinta en Cannes

El director de la película sobre Strauss-Kahn se desentiende de su «retoque»

Abel Ferrara acusa al productor de un «ataque contra la libertad de expresión» y apela a su firma como director para que la cinta no se distribuya con el nuevo montaje y las omisiones

Día 30/03/2015 - 10.15h

«Welcome to New York». Una cinta que ha recibido furibundas críticas y una demanda por difamación contra su director, Abel Ferrara, por parte del retratado, Dominique Strauss-Kahn, no pierde comba en el planeta de las polémicas.

La cinta, que gira en torno a la denuncia por violación de una camarera de hotel de Manhattan a Dominique Strauss-Kahn, se estrenó el pasado verano en Gran Bretaña, recibiendo la misma consideración que se le había dado en Cannes, donde fue presentada.

Su resurrección pasa ahora por dos acontecimientos. El primero su lanzamiento en video bajo demanda en Estados Unidos; el segundo, el que irrita a Ferrara, su reedición, una nueva versión suavizada del montaje original, del que Abel Ferrara reniega.

«Ejercicio de censura arbitraria»

La idea fue de Vincent Maraval, uno de los productores de la cinta, y la lucha para que no ocurra finalmente, de Ferrara que considera los cortes y retoques un «ejercicio de censura arbitraria».

Ferrara está indignado, tanto, que no ha dudado en criticar severamente a Maraval, a quien acusa de «no ser quién para censurar la cinta» y considera que es un «asunto de ataque a la libertad de expresión».

La sala de montaje es un centro habitual de polémicas entre directores y productores, aunque en el actual caso no se trata de una escena menos o más, o de la desaparición de ese fotograma cuya fotografía era el pilar sobre el que el director basaba todo su prestigio.

En la nueva versión de la cinta se suprimen algunas escenas y se realiza un montaje diferente que omite algunas de los más polémicos y criticados extractos. No se trata de «el corte del director», sino de una tercera mano con cierta alegría en la supresión, adición y cambio.

«Mi nombre está en la película, yo soy el director de cine», ha bramado Ferrara. «La versión ilegal que Maraval hecho cambia totalmente el contenido político de Welcome to New York».

Comentarios