ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
Antonio de la Torre: «A veces me planteé tirar la toalla»
Antonio de la Torre, homenajeado en Málaga

festival de cine de málaga Antonio de la Torre: «A veces me planteé tirar la toalla»

El actor, homenajeado en su ciudad natal, recibió ayer el premio Málaga Sur, que reconoce su sólida trayectoria en el cine

D�a 19/04/2015 - 22.28h

Es muy curioso observar a Antonio de la Torre mientras atiende a la prensa en el Festival de Cine de Málaga. Mientras atiende a quienes, al fin y al cabo, son sus compañeros de profesión, porque este ganador de un Goya y de un Feroz se licenció en Ciencias de la Información mucho antes de saltar al estrellato cinematográfico. Muy inquieto, irónico, siempre buscando el titular, el flamante premio Málaga Sur del Festival de Málaga ?que le reconoce una sólida trayectoria en el cine? casi nunca deja indiferente a su entrevistador. «Tengo una energía desbordante», dice agitado durante su charla con ABC. «Y esa energía no me abandona, pero ahora está más encauzada. Ahora necesito demostrar menos cosas, soy más libre. Si soy simpático y encantador es porque me da la gana... no porque necesite que seas mi amigo».

De la Torre nació en 1968. En la misma ciudad que ahora premia su carrera en el cine. De pequeño aspiraba a ser el novio de Desi, «la guapa de "Verano Azul"» y le decía a su familia que quería salir en los anuncios de la tele. A sus 47 años, y con medio centenar de películas estrenadas, confiesa que a veces se ha planteado tirar la toalla definitivamente. «Sí, es cierto, en algún momento se me ha pasado por la cabeza. A mí me gustó mucho lo que dijo Banderas en los Goya. Eso de empezar el segundo tiempo. Yo soy un poquito más joven pero lo entendí enseguida. Ahora tengo un proyecto que me motiva muchísimo, que es la película de Raúl Arévalo. Porque Raúl es amigo mío, porque con él tengo la sensación de estar en casa, querido, arropado».

Al rememorar «AzulOscuroCasiNegro», o «Caníbal», o sus trabajos con Pedro Almodóvar, el actor malagueño vuelve al símil futbolístico. «Mi primera parte tuvo mucho que ver con el hambre de quien quería demostrar lo que valía. Si no te digo esto, miento. Yo tenía que demostrar que era bueno. Siempre le preguntaba a mi prima Conchi que por qué a mí no me daban una oportunidad. Pues me la han dado. He salido a jugar un partido razonable. No es que haya marcado un gol, pero sí he recuperado un par de balones», continúa el intérprete entre risas.

«Ahora estoy recolocando mi vida. Ahora mi futuro es menor, por lo que le tengo menos miedo. Sí, he notado que se me ha ido un poquito el hambre... pero creo que he ganado más peso».

Comentarios