ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
Hungría abre la veda para los Oscar y España piensa qué cartas jugar
«Son of Saul», la sensación de Cannes 2015

Hungría abre la veda para los Oscar y España piensa qué cartas jugar

El país magiar apuesta por «Son of Paul», la sensación de Cannes, y rompe el hielo en la carrera por la estatuilla dorada

D�a 15/06/2015 - 14.52h

Hungría no quiere perder el tiempo. Por eso aprovecha la estela dejada en el festival de Cannes 2015 y anuncia de forma prematura la candidatura de su país a los Oscar. El éxito cosechado en la Costa Azul por «Son of Saul», la cinta de Lázsló Nemes, la colocaba como la rival a batir respecto a otras posibles candidatas húngaras. Fue en la Croisette donde el filme se hizo con con dos galardones, el de Gran Premio del Jurado y el FIPRESCI, otorgado por prestigiosos periodistas. Eso significa que «Son of Saul» cautiva a un público dispar, por lo que en 2016 será la cinta de Nemes, la sensación de la Croisette, la encargada de intentar pasar el corte de mejor película de habla no inglesa y conquistar a los académicos. Es la mejor baza del país centroeuropeo.

De obtener finalmente la candidatura en la próxima 88 edición de los premios de la Academia, lograría para su país la novena nominación, igualando la marca de filmes como «Hungarians», «Hanussen» o «Confidence». Fue en este último caso, en 1980, cuando la candidatura húngara coincidió por primera y única vez con España, que luchaba por el Oscar con la película «El nido», de Jaime de Armiñán. Si «Son of Saul» logra un hueco entre las cinco nominadas a mejor película de habla no inglesa, rompería la racha negativa que asola al país desde 1988, último año en que los húngaros consiguieron colarse entre las candidatas.

Todavía es muy pronto para predecir las representantes españolas que podrían superar el corte de la Academia americana. Tienen que pasar primero el de la institución cinematográfica nacional, toda una hazaña en la que siempre hay sorpresas, como sucedió el pasado año cuando se envió al Dolby Theater la película «Vivir es fácil con los ojos cerrados», en detrimento de grandes éxitos como «El niño» u otra que podía haber calado mejor entre el público estadounidense, «10.000 km».

Largo camino hacia la estatuilla

A pesar del lastre que a veces suponen las elecciones de la Academia española, que hasta ahora no ha gozado de un criterio de selección fijo, lo cierto es que el historial español en los Oscar no ha ido tan mal como se recuerda en el presente. Cierto es que la última candidatura lograda por España fue hace once años, y se llevó la estatuilla con ese hermoso y conmovedor retrato de la eutanasia y de Ramón Sampedro que realizó Alejandro Amenábar en «Mar adentro».

No fue la única ocasión. Si se compara el palmarés español con el húngaro, España gana de calle. Diecinueve candidaturas nacionales frente a ocho de Hungría. Cuatro Oscar adornan la vitrina española Volver a empezar» en 1982, «Belle Époque» en 1993, «Todo sobre mi madre» en 1999 y «Mar adentro» en 2004) frente a una solitaria estatuilla del país magiar.

Cierto es que las comparaciones son odiosas y que el palmarés nunca es garantía de nuevas oportunidades, sobre todo en una competición tan convulsa y concurrida como la caza a estos galardones. Recordemos: esto no es Eurovisión. Aunque lo predecible de algunas ceremonias permita olvidarlo. Lo que sí es cierto es que Hungría se ha armado con una pica y, con una decisión tan valiente como arriesgada (y quizás también algo precipitada), ha roto el hielo en la carrera hacia el Oscar, con una película cuya temperatura ya ha sido probada en uno de los festivales más prestigiosos del mundo. Hay que recordar que el festival francés dio la espalda a las candidaturas españolas, cuya única presencia fue fuera de competición con un filme de Fernando León de Aranoa, pero no a «Son of Saul».

¿Candidatas españolas?

Pero no todo está perdido para que España repita el éxito de antaño. Todavía es pronto, pero películas como «Regresión», que supone la vuelta al suspense del último español en ganar el Oscar y cuenta con un elenco internacional de lujo (Emma Watson o Ethan Hawke) o «Ma Ma», con Penélope Cruz en un papel protagonista que pretende redimir el batacazo que su director Julio Medem se ha llevado con sus últimos trabajos.

La que quizás no llegue a tiempo por la fecha de estreno, prevista para 2016, es «Un monstruo viene a verme», de Juan Antonio Bayona, uno de los mayores talentos del cine nacional en la actualidad. Un velo de misterio envuelve todavía a su filme, del que apenas se sabe el reparto (también internacional) y que es, según sus productores, «una película muy especial».

Comentarios