ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
Blake Lively: «Ahora entiendo el amor por un hijo, es lo más puro del mundo»
Blake Lively en un fotograma de la película «Linterna Verde»

Blake Lively: «Ahora entiendo el amor por un hijo, es lo más puro del mundo»

La actriz, madre de una hija y casada con Ryan Reynolds, protagoniza junto a Harrison Ford «El secreto de Adaline»

D�a 31/07/2015 - 05.26h

En cierta forma, la fama genera cierta inmortalidad en las estrellas que perduran de por vida con sus películas. Pero la ficción de la película «El secreto de Adaline» va más allá, imaginando a Blake Lively con una eterna juventud, después de un accidente a principios del siglo XX, con una vida solitaria... hasta que encuentra el hombre con que vale la pena perder su inmortalidad (no es su esposo, Ryan Reynolds).

-¿Podemos comparar la eterna juventud de «El secreto de Adaline» con la fama eterna que logró con «Gossip Girl»?

-Siempre es bueno interpretar personajes diferentes. Me encantaba «Gossip Girl», es algo que hice cinco días a la semana durante seis años. Y, como en cualquier arte (un pintor que pinta un mismo estilo todos los días), se pueden perder los conocimientos de otros estilos o se puede llegar a perder lo interesante que puede ser algo diferente por hacer siempre lo mismo. Yo quiero explorar diferentes lados de mi creatividad, encontrar desafíos con algo que nunca hice antes para apreciar mucho más mi trabajo. Si llego a conseguir una larga carrera, como espero, interpretaría personajes similares solo si siento que puedo contar cada nueva historia con autenticidad.

-¿Y si realmente tuviera una eterna juventud, qué le gustaría hacer que aún no haya hecho?

-Me gustaría ir a la Universidad y vivir la experiencia como una estudiante anónima más. Me encanta aprender y siento que nunca se puede aprender lo suficiente. Viajo muchísimo y siempre aprendo algo nuevo. En cierta forma, estoy logrando mi propia educación, en especial con los increíbles actores y directores con los que trabajo. Es la mejor educación privada que cualquiera puede soñar.

-¿Qué le gustaría estudiar?

-No lo sé, porque incluso en mi vida jamás imaginé que iba a actuar. Lo que me gusta son los nuevos desafíos.

-¿Y fuera de la actuación, se animaría a probar en otro perfil artístico?

-Me encantaría cantar y bailar o pintar, pero soy muy mala en ese tema (risas). Así que no me va a ver haciendo nada parecido. Pero al menos soy muy buena en la cocina. Ese es mi verdadero talento.

-¿Alguna especialidad en particular?

-Todo.

-¿La mejor receta rápida?

-No se me ocurre ninguna, porque yo improviso demasiado en la cocina, pero siempre hay algo que me inspira. Cuando viajo, siempre tomo alguna clase de cocina. En un cumpleaños me pasé un día entero en la cocina de «Per Se», el restaurante hermano de French Laundry, uno de los restaurantes más famosos del mundo. Cociné al lado del chef de los postres, como su asistente, haciendo el trabajo que hacen otras nueve personas. Yo pensaba que iba a aprender a hacer la mejor tarta, pero terminamos preparando los postres para todos los que habían ido al restaurante. Hice esculturas de azúcar y bastones de caramelo.

-¿Cuáles son sus mejores recuerdos de «Gossip Girl»?

-Cuando filmamos en las calles de París fue increíble: la arquitectura, la historia, la cultura... Fue muy especial, porque coincidió con los desfiles de alta costura de la Semana de la Moda.

-¿Podemos tocar por un momento el tema de la maternidad y el bebé (se llama James) que tuvo con Ryan Reynolds en diciembre?

-Yo siempre dije que iba a estar lista para ser madre cuando me viera con un bebé en los brazos. Y ahora entiendo el amor por un hijo, porque es lo más puro del mundo. Es algo hermoso y, como madre, mi trabajo es proteger a mi bebé de cualquier exposición pública.

-¿Va a ser más difícil filmar escenas íntimas a partir de ahora o para una actriz sigue siendo lo más normal, como cualquier día en una oficina?

-Bueno, yo no trabajo en una oficina... el ambiente es bastante diferente. Hay muchos más gritos, llantos o incluso asesinatos, a veces.

-¿Y más allá de los grandes sueldos, el trabajo como actriz sigue siendo el mismo en una película independiente comparada con una superproducción como «Linterna Verde»?

-Las películas independientes te dan muchísima más libertad, hay más tiempo para crear y actuar, sin un estudio que sugiera comentarios de lo que ellos quieren. Me encantaría filmar solamente películas independientes... aunque crean que estoy loca.

-¿La libertad suena mucho mejor?

-Suena genial, suena muchísimo mejor, pero no es la realidad. Igual siento que yo tengo suerte al trabajar con un estudio que trata sus películas como si fueran producciones independientes. Warner es maravilloso. No hay gente sin nombre o trajes sin cara que demanden todo a gritos para buscar un producto que solo gane dinero. Realmente se preocupan por el cine. «Linterna verde» fue una película de superhéroes, pero tuvo un director maravilloso y le dieron la calidad de una película independiente. Fíjese también en las películas de Batman, son maravillosas. No son solo películas que recaudan fortunas, son buenas. Y hacer grandes películas es algo muy raro que a precio muchísimo.

El año en que puede consagrarse como estrella de Hollywood

Comentarios