ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
Cheyenne Carron: «La crítica del Islam no era del todo mi primera voluntad»
Escena de la película «El apóstol», donde el protagonista Akim y su hermano Yussef se encuentran rezando

Cheyenne Carron: «La crítica del Islam no era del todo mi primera voluntad»

La directora francesa presenta hoy en los cines españoles «El apóstol», su última película

Día 07/08/2015 - 00.52h

«Madeleine, la hermana del sacerdote de la ciudad en la que crecí, fue asesinada por el hijo de una familia musulmana. El cura, sin embargo, decidió seguir viviendo cerca de los padres del asesino porque su presencia les ayudaba a salir adelante. Quedé profundamente consternada y por eso me basé en esta historia para hacer la película». Cheyenne Carron es la directora de «El apóstol», su último largometraje que se estrena hoy en España y que está basado en hechos reales. De momento, va a ser el único país que acoja la película en sus salas debido al temor que permanece en Europa por el atentado de Charlie Hebdo. De hecho, cuando la cinta iba creciendo en recaudación ocurrió el atentado en París y ordenaron la retirada del cartel por miedo: «He tenido que ser valiente para hacer la película y denunciar así la falta de libertad religiosa que existe». La directora define «El apóstol» como la defensa de este derecho, recogido en el artículo 18 de la Declaración de Derechos del Hombre y del Ciudadano: «Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión; este derecho incluye la libertad de cambiar de religión o de creencia, así como la libertad de manifestar su religión o su creencia, individual y colectivamente, tanto en público como en privado, por la enseñanza, la práctica, el culto y la observancia.»

«El apóstol» narra la historia de Akim, un musulmán que decide convertirse al catolicismo en la Francia actual. «El coraje y testimonio de un hombre joven que se convirtió al cristianismo y que asistía a la misma Iglesia que yo fue la clave para crear al protagonista de la película», reconoció la directora. Akim vive con su familia musulmana, compuesta por sus padres, su hermano Yussef y su hermana pequeña. A pesar de ser educados en la misma familia y con los mismos valores, Akim quiere ser cristiano y Yussef se opone radicalmente a ello. Cheyenne Carron ha afirmado que en la realidad ocurre con frecuencia: «Hay países donde es corriente que cuando un miembro de la familia decide volverse cristiano porque ha sido tocado por la gracia y por la luz de Cristo, su propio padre o su propio hermano le asesinen».

No obstante, la interpretación de la película puede confundirse con la exaltación del cristianismo y la condena del islamismo radical. La directora lo ha desmentido: «el primer objetivo que he tenido al hacer la película es decir la verdad. La crítica al Islam no fue del todo mi primera voluntad». La base del problema, según Carron, es la interpretación errónea del Corán: «El hecho de que un musulmán no tiene derecho a entrar en una Iglesia es falso. Hay que abordar estas situaciones con la mayor naturalidad posible». Sin embargo, la directora cree que es posible la reconciliación entre ambas religiones si «hay un intercambio de caridad, y un diálogo de verdad y de respeto. La tolerancia consiste en aceptar al otro, aunque no tenga los mismos valores ni la misma religión que tú».

Experiencia personal

La fe de la directora nace de su infancia. Cheyenne Carron fue abandonada cuando tenía 3 meses de edad y ha crecido con el espíritu y con la fe cristiana debido a su familia adoptiva: «Gracias a mi madre, mi sentimiento católico ha florecido en mí. Yo he elegido mi bautismo a la edad de 37 años porque mis padres no podían hacerlo cuando mi adopción todavía no estaba oficialmente formalizada. Ha sido el mejor regalo para mi alma». Por el contrario, la directora de «El apóstol» ha asegurado que «en la religión musulmana hay aspectos muy violentos, igual que en la judía».

Cheyenne Carron ha reunido actores ateos, musulmanes, judíos y católicos para reiterar en «El apóstol» su deseo de creer en Dios y de defender la tolerancia.

Comentarios