ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
La tiranía del cine: cuando ser joven y bonita es lo que más vende
Jennifer Lawrence, en una escena de «Los juegos del hambre»

La tiranía del cine: cuando ser joven y bonita es lo que más vende

No solo ocurre en Hollywood. Los datos muestran que también en España la desigualdad entre hombres y mujeres es acusada

D�a 16/08/2015 - 14.34h

Cuando Patricia Arquette recogió su estatuílla en la última gala de los Oscar el graderío rompió en un sonoro aplauso tras un discurso que, cargado de realidad y dureza, ponía de relieve ante millones de personas la tremenda crueldad de Hollywood para con el género femenino. «Ya es hora de que tengamos de una vez por todas el mismo salario (que los hombres) y los mismos derechos para las mujeres en Estados Unidos de América». Lo cierto es que Arquette, convertida tras aquella frase en una suerte de heroína, no había hecho más que reflejar con sus palabras las miserias de un sistema adorado por muchos pero que, a tenor de las quejas y los datos, muestra con las mujeres su cara más injusta.

Por desgracia el mundo del cine es solo un ejemplo. En febrero de este mismo año, un informe del Foro Económico Mundial destacaba que, si la tenedencia actual se mantiene, harán falta nada menos que 81 años para que hombres y mujeres se equiparen en lo que al salario se refiere. En Hollywood, eso sí, a la ya de por sí inaceptable situación hay que añadir un agravante: la apariencia femenina y su rentabilidad en taquilla. Ser mujer y cumplir años parece haberse convertido en una barrera insalvable en la meca del cine.

Nacho Sacaluga, director del Área de Comunicación de la Universidad Europa de Madrid (UEM), explica a ABC que «en Hollywood la mujer tiene un statu quo injusto, no solo en lo que concierne a condiciones económicas sino en el acceso a ciertos papeles marcados por cánones de belleza y juventud». Da la sensación, en palabras del experto, «de que la industria encierra una cierta conjura por la cual, o aceptas una estructura social a todas luces machista, o no puedes formar parte de la panacea cinematográfica».

Algunos datos

Sacaluga aporta interesantes cifras para ilustrar sus duras afirmaciones. «Solo entre un 4% y un 7% -según cómo se determine la muestra- de las producciones cinematográficas de marchamo hollywoodiense están dirigidas por mujeres un dato que, según el Estudio sobre las Mujeres en Cine y Televisión de la Universidad de San Diego, no parece llevar una progresión ascendente».

Pero el experto va más allá: «En el resto de las categorías cinematográficas las cifras no son mucho más alentadoras, pues la presencia de mujeres productoras, directoras de fotografía, guionistas, etc no llega al 20%. Esto no puede considerarse un fenómeno casual, sobre todo teniendo en cuenta que en EE.UU un 52% de la audiencia consumidora de cine es femenina». [Consulta aquí el estudio de la Universidad de San Diego]

Hollywood es, en palabras del experto consultado por ABC, un «modelo perverso» que, además, cuenta con el beneplácito de sectores sociales y políticos así como con la complicidad mayoritaria de un sector que, salvo dignas excepciones, se ha aprovechado y mirado para otro lado».

España tampoco avanza

El panorama en nuestro país tampoco aporta optimismo. De los datos se desprende, por ejemplo, que del total de nuevos realizadores que irrumpen en nuestro cine, el sector femenino no llega ni al 15% del total. Lo más preocupante, apunta Sacaluga, es que no solo no avanzamos sino que España ha experimentado un retroceso en este sentido respecto de los años noventa.

Pero hay más. «Un estudio de la investigadora Fátima Arranz, de la UCM, evidencia que en la década pasada de cada dieciocho directores a los que se les otorgaba ayuda económica, solo una era mujer. La desigualdad llega incluso a los jurados de los certámenes cinematográficos en los que casi la totalidad acusa un desequilibrio en favor del género masculino». Un dato significativo que pone de manifiesto el estudio de la investigadora Arranz es que, de los 886 filmes que se produjeron en nuestro país entre los años 2000 y 2006, tan solo 65 fueron realizados por mujeres, frente a los 806 realizados por hombres. En términos porcentuales, el 91% de los filmes producidos en estos seis años fueron dirigidos por hombres; solo un 7,3% por mujeres.

En cuanto a los festivales Sacaluga señala, sin embargo, que a pesar de la comprobada desigualdad en los jurados, «en los últimos años ha surgido alguna iniciativa para apoyar el impacto femenino en el cine, como el Festival de Cine y Mujer Visualízame, probablemente uno de los más importantes». [Lee aquí el estudio: Mujeres y hombres en el audiovisual español]

Lo que vende en pantalla

¿Qué quiere ver, entonces, el público que acude a las salas? ¿Somos también machistas los espectadores? Sacaluga es claro al afirmar que «el criterio que respalda lo que vende y no vende en pantalla no es producto del azar sino más bien de estrategias diseñadas y dirigidas con el apoyo de los medios de comunicación». La responsabilidad en este sentido, advierte el experto, «es de todos: del que produce, del que genera el contenido, del que diseña la campaña de comunicación, del que lo consume, pero también del que difunde el mensaje. En el caso del cine, a menudo existe una falta de valentía a la hora de trasladar modelos más actuales y justos por miedo a no obtener los resultados económicos esperados».

A pesar de todo, el profesor de la UEM es optimista y asegura que esta situación puede revertirse. «En Hollywood se da un hecho curioso que no vemos en España, cierto corporativismo profesional que ha propiciado ya grandes avances.  Desde luego, acciones como la de Meryl Streep financiando a mujeres guionistas de 40 años suponen un buen punto de arranque pero no es suficiente. Es necesario que la industria, empezando por los actores, representantes, equipo técnico, hasta llegar a los directores y sobre todo a los productores, tome conciencia de que en la actualidad Hollywood sigue anclada en un modelo social más propio de los 60 que del siglo XXI».

Comentarios