ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
La historia del fotógrafo y actor famoso que vivía como un vagabundo por las noches
Fotograma del doumental «Homme Less»

La historia del fotógrafo y actor famoso que vivía como un vagabundo por las noches

La increíble historia de un fotógrafo de moda por el día y sin techo por la noche ha quedado reflejada en el documental Homme Less

Día 18/11/2015 - 16.30h

A ojos de cualquier ciudadano de Nueva York, Mark Reay era un elegante modelo y fotógrafo de moda que trabajaba para firmas tan importantes como Versace, Moschino, Missoni o Mark Jacobs, así como actor secundario en series como 'Sexo en Nueva York' y películas como 'Celebrity' de Woody Allen. Lo que pocos podían sospechar es que, en una ciudad tan despiadada como Nueva York, sus ingresos no le bastaban para conseguir un techo en el que dormir por lo que se instaló en una azotea para pasar cinco días y acabó viviendo allí como un homeless durante más de cinco años.

La increíble historia de este fotógrafo de moda por el día y sin techo por la noche ha quedado reflejada en el documental Homme Less, dirigido por su amigo Thomas Wirthensohn, que se emite por primera vez en la televisión española. Una película que ha causado un auténtico revuelo en Norteamerica y que ofrece un despiadado retrato de la sociedad actual, en la que la clase media casi ha desparecido y en la que la apariencia lo es todo.

Le pedían limosna

«Nunca me consideré un sin techo, pensaba en mí más como un campista urbano», cuenta Mark Reay a la agencia EFE, quien durmió durante más de un lustro en un ático del Upper East Side de Nueva York, y quien explica su historia desde otra azotea, la de La Casa Encendida de Madrid, que proyectó ayer jueves el documental que Reay protagoniza, enmarcado dentro del festival Urban TV. Cuando se paseaba por las calles con su traje, lo paraban habitualmente para pedirle una limosna: «En esos momentos me sentía mal y pensaba 'Si tú supieras que sólo tengo diez dólares en el bolsillo'», cuenta.

Sus primeras noches al descubierto las pasó en las colinas de Saint Tropez, buscando trabajo de fotógrafo durante el día, antes de volver de su proyecto fracasado en Francia para instalarse en un hostal «hasta que los cheques empezasen a llegar». «Me fui del hotel porque me desperté con mordeduras, pensé que tenía chinches, y recordé que tenía las llaves del apartamento de un amigo, con una azotea donde a veces tomábamos un cóctel», rememora el protagonista de «Home Less».

Comentarios