ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
«Steve Jobs»: entre lo humano y lo divino
Michael Fassbender, arriba, al asalto del Oscar con este filme

«Steve Jobs»: entre lo humano y lo divino

Danny Boyle retrata la vida de un hombre para el que los ordenadores eran como sus hijos

Día 02/01/2016 - 13.14h

Dos de los mejores retratistas del cine actual, el director Danny Boyle y el guionista Aaron Sorkin, unen fuerzas para construir la historia del gurú de la tecnología, Steve Jobs. Su historia, construida alrededor de tres momentos estelares en la carrera de Jobs ?el lanzamiento de Macintosh en 1984, el del cubo NeXT en 1988 y el de iMac en 1998?, relata la vida de este pionero que conceptualizó como nadie el uso doméstico de la tecnología.

Con Sorkin como compositor y Boyle de director de orquesta, faltaba el instrumento con que tocar esta pieza y ambos eligieron a Michael Fassbender para transformarse en Jobs, el hombre que confundió su genialidad con inmortalidad y descubrió, tarde, que era de carne y hueso. «Lo más difícil fue encontrar al actor adecuado para el personaje. El público conoce bien quién es Steve Jobs, pero Aaron había creado una bella metáfora entre lo que ocurre entre bastidores y la presentación de los productos. Desde el principio buscamos a alguien que no se pareciera, que no tuviera sus manierismos; queríamos mostrar al hombre y su comportamiento con su propia gente», asegura el director.

Danny Boyle, el realizador británico ganador de un Oscar por «Slumdog Millionaire», reconoce que nunca hasta ahora había hecho un proyecto en Hollywood. «Jamás me había puesto a las órdenes de una película generada en otro sitio. Scott Rudin me llamó y me preguntó si quería leer el guión de Sorkin. Me pareció una buena idea y quedé extasiado al leerlo. No soy fan de los biopics, aunque haya hecho otro anterior sobre Aaron Rolston, el tipo atrapado bajo una roca, pero aquello fue un accidente, y en este caso hablamos de tres intensos eventos dentro de una misma película», admite Boyle.

«Steve era muy complicado»

La principal fuente de inspiración de esta cinta es la biografía sobre Jobs escrita por Walter Isaacson, donde se revela que el inventor de Apple tuvo una hija llamada Lisa, a quien su padre no admitió durante años. «Steve era muy complicado, eso es precisamente lo que hemos intentado explicar en el tercer acto del filme. Su hijo era esta máquina que presenta al mundo. El hijo que él quería promocionar, su filosofía, el hijo que nos serviría a todos. Para él los ordenadores eran menos complicados que los seres humanos. Su hija, aunque la ama y forma parte de su vida, representa su incapacidad para demostrar sus sentimientos», explica Boyle.

Lo mejor de este Jobs de Boyle es Kate Winslet, que da vida a Joanna Hoffman, el fiel escudero, personaje inequívoco en Sorkin. Cada escritor tiene su proceso. William Faulkner, antes de terminar una obra, se abstenía del alcohol; Jack Kerouac decidió probar las anfetaminas durante las semanas previas a comenzar «En el camino»; Ernest Hemingway, incapaz de acabar «Farewell to Arms», escribió cuarenta y siete posibles finales; y Aaron Sorkin, el mejor escritor de escenarios y diálogos en Hollywood, lee y relee el «Quijote» antes de enfrentarse al papel en blanco. «Me cautiva el personaje. Es una referencia constante en mi trabajo. Es el libro que más impacto ha tenido en mi vida en términos de escritura. 'El Quijote' es una historia que me enamora, reconozco que trato de escribir a don Quijote una y otra vez», termina Sorkin.

Comentarios