ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
«Point Break»: cuando el deporte es una religión

«Point Break»: cuando el deporte es una religión

Edgar Ramírez protagoniza un filme basado en el original de Kathryn Bigelow

Día 04/01/2016 - 04.46h

El personaje de Bodhi, magistralmente interpretado por Patrick Swayze en «Le llaman Bodhi» (el thriller dirigido por Kathryn Bigelow en 1991) y objeto de culto por varias generaciones, vuelve a la vida en el remake que ha realizado Ericson Core. Pero si en el original la cultura del surf era una experiencia espiritual, en la actual es una simple excusa para mostrar escenas de acción increíbles y sobrecogedoras. El protagonista de este remake es Edgard Ramírez, el actor venezolano, a quien la próxima semana veremos en la cinta «Joy». «Recuerdo muy bien la primera película, yo tendría unos trece años cuando se estrenó. Me fascinó la subversión, el elemento rebelde del filme. Luego, ya de adulto, la volví a ver y descubrí la sutil interpretación de Swayze; es brillante. Nosotros hemos hecho un homenaje al espíritu humano, a un estilo de vida que está muy vivo», asegura Ramírez.

La cultura del surf adquirió profundidad en los noventa gracias a «Le llaman Bodhi», la doctrina del agua, de la energía, de experimentar, se manifestaron en la realidad de la época. «Las disciplinas extremas guardan una autentica filosofía. El surf representa las experiencias humanas. Tienes una enorme ola y esperas la tuya, tu momento. Cada ola es una experiencia que, buena o mala, irremediablemente te lleva de regreso a la espera, como la vida. Ahora entiendo por qué las personas se despiertan de madrugada para meterse en el agua helada durante todo el día. Surfear es sensacional, algo que yo no entendí hasta que me puse de pie sobre la tabla por primera vez», admite Edgar.

En esta «Point Break» los protagonistas vuelan desde acantilados, esquían por pendientes imposibles, navegan olas de miedo, se tiran desde ventanas y aviones y escalan enormes montañas. «Definitivamente estos tipos, no solo Bodhi, son emblema de un grupo de personas que representan esa filosofía. Muchos de ellos son atletas profesionales entregados al deporte extremo de alto riesgo. Profesionales que tratan de encontrar la belleza en la adrenalina. Quieren crear una conciencia social, porque estamos destruyendo el planeta y nadie hace nada para evitarlo. Creo que lo que hacen, en la ficción, puede crear un debate, no buscan la iluminación ni el nirvana, sino proteger la naturaleza que nos rodea. La gente como Bodhi, con una razón para vivir, es admirable», confiesa Ramírez.

Un gran numero de surfistas profesionales aparecen en este remake, al igual que en la versión original. «Ha sido maravilloso trabajar junto a surferos como Laird Hamilton o Sebastián Zietz, con snowboarders como Xavier De Le Rue o Louis Vito, skateboarders de la talla de Bob Bunsquist, motociclistas como Riley Harper, pilotos de wingsuits como Jon DeVore, y escaladores como Chris Sharma».

Comentarios