ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .

Steve Carell: «Me siento defraudado con el sistema, nadie pagó por aquel engaño masivo»

Christian Bale: «Los Oscar y Wall Street se parecen: ante todo está la recompensa»

Día 25/01/2016 - 18.12h

Steve Carell se parece poco a sus personajes, un hombre idealista, genuino, convencido de la bondad del ser humano. «'La gran apuesta' me ha dejado un regusto amargo por el cinismo que se ha establecido entre nosotros. Me deprimió ver que la ignorancia y el engaño motivaran la crisis inmobiliaria. Para mí fue sorprendente descubrir lo que ocurrió con la burbuja, y eso que yo estudié economía en la Universidad. No sabía la extensión y profundidad de la crisis, la facilidad con que se daban préstamos. Cuando escuchas las noticias tienes una idea de la situación, pero luego leí este libro y, la verdad, fue como un puñetazo en el estómago. Me dio asco destapar la realidad y me aterroriza pensar que puede volver a ocurrir en cualquier momento».

El actor interpreta a Mark Baum, el director de un fondo de inversión que apuesta contra las hipotecas durante la crisis. «Debo confesar que me siento defraudado por el sistema, nadie pagó las consecuencias de aquel engaño masivo». Abrumado por el contenido, Carell no dudó en participar en un elenco coral para contribuir con su interpretación a iluminar un problema que sigue latente. «Entiendo que simplemente hemos hecho una película para entretener, pero en un escenario ideal podemos provocar una conversación y evitar, en cierta medida, que vuelva a suceder». Steve añade «con 25 años pedí mi primer préstamo para comprar una casa y necesité el aval de mis padres, desde entonces soy consciente de la inestabilidad que rodea a mi profesión porque ningún banco quería prestarme el dinero».

Bale: «Prefiero los niños a los adultos»

En el cine, como en el baile o el teatro, hay artistas que reclaman el arte puro. Christian Bale no da un duro por la fama, pero lo arriesga todo por una gran interpretación. Su nuevo filme es «La gran apuesta», dirigido por Adam McKay, sobre la crisis que padeció la economía mundial en 2008. Una historia sobre la miopía general de banqueros e inversores vaticinada por un pequeño grupo de financieros. Bale interpreta a uno de ellos, Michael Burry, el mánager de la firma Scion Capital que envidó contra las hipotecas y terminó ganando. «Michael no es un héroe, él sería el primero en decirte esto, aunque en la cultura de Wall Street los que dicen la verdad sean héroes. La confusión que muestra la película es, en parte, porque la raíz del problema financiero está distorsionada. Personalmente creo que Michael es un inversor ético y prueba de ello es que llamó a mucha gente tratando de prevenir la tormenta. Pero nadie le hizo caso».

Reconocido por sus extremas transformaciones, Bale reconoce que, igual que Burry, es un hombre solitario. «Soy de esos actores que se sienten mejor con niños y animales antes que con adultos. Digamos que en el momento que otro actor cruza la puerta me desanimo porque me veo obligado a mantener una conversación inteligente en lugar de hacer ruidos. En mi infancia cambié mucho de residencia, de colegio, y tuve que acostumbrarme a presentarme a otros niños de mi edad. Tanto cambio me suponía un gran esfuerzo emocional, por lo que me inventé un personaje. Ese papel fue el primero que interpreté en mi vida y el que me ayudó a convertirme en actor».

Este galés de 42 años está considerado como uno de los mejores de su generación por su capacidad para desaparecer en sus interpretaciones. «Me gusta colaborar con los directores en el proceso creativo y crear personajes que existen en la realidad, de ese modo uno no puede ser acusado de robar una escena o de tener mucho ego a la hora de crear los manierismos del personaje». Nominado al Oscar por su papel en «La gran apuesta», Bale admite que el deseo de ganar una estatuilla puede ser comparado a la codicia de Wall Street. «Exactamente igual. Es la motivación equivocada. Es buscar la recompensa antes que el proceso y por eso Mike Burry es distinto a otros inversores de Wall Street. Genuinamente ama lo que hace, tiene una obsesión, prefiere conseguir una fortuna para sus clientes antes que para él».

Casado con la exasistente de Winona Ryder, Sibi Blazic, Bale confiesa que es ella quien hace las inversiones en su familia. «Le doy todo mi dinero a mi mujer, que es quien sabe administrarlo. Tiene una carrera en economía y es buena en todo lo que yo soy malo».

Comentarios