ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
Las princesas Disney hablan menos que los personajes masculinos incluso cuando son protagonistas

Las princesas Disney hablan menos que los personajes masculinos incluso cuando son protagonistas

Una tendencia hacia la minimización de «lo que tienen que decir» parecen estar presente desde el estreno de «La Sirenita» en 1989, según un estudio

Día 03/02/2016 - 09.53h

Las princesas Disney han sido, desde el origen del estudio, un referente directo de las películas de la factoría de Mickey Mouse. Como protagonistas de sus propias películas (La sirenita, Blancanieves, Mulán...) o como coprotagonistas, siempre han sido una parte importante de todos sus films.

Sin embargo, un estudio reciente publicado por The Washington Post ha revelado que, objetivamente, las princesas Disney tienen menos líneas de diálogo que los personajes masculinos, incluso en las películas en las que ellas son las protagonistas.

El estudio, realizado por las lingüistas Carmen Fought y Karen Ensenhauer, ha analizado las bandas de diálogo (y su minutaje en pantalla) de las principales películas de Disney protagonizadas por princesas desde 1989.

Y los resultados son altamente sorprendentes y bastante decepcionantes desde el punto de vista de la igualdad de géneros. Una tendencia hacia la minimización de 'lo que las princesas tienen que decir' parecen estar presente desde el estreno de La Sirenita en 1989.

En la película de la princesa de los mares los hombres hablaban un 68% del tiempo, pese a que tanto la protagonista como la villana son personajes femeninos. Las estadísticas continúan hasta bien entrados los años 90, con películas como La Bella y la Bestia, donde el hombre habla un 71% del tiempo, Pocahontas (con un 76% del tiempo) y Mulán (77% del tiempo para los hombres).

Con el siglo XXI, pese a que los gráficos se han igualado ligeramente, las princesas siguen estando en inferioridad respecto a los varones. Tanto en Tiana y el Sapo como en Frozen, las mujeres siguen hablando menos del 50% del tiempo (y eso incluye las canciones en Frozen). Sin embargo, en las dos últimas películas de la compañía, Brave y Enredados, las mujeres logran por fin superar la mitad del tiempo total, con un 74% en Brave y un significativo 52% en Enredados. Por desgracia, ambas princesas parecen ser la excepción que confirma la regla.

El tiempo de diálogo en pantalla no es la única diferencia que existe entre ambos sexos en las películas Disney. Todas las princesas suelen estar rodeadas de un montón de personajes secundarios, más o menos queridos por el público, pero casi todos ellos personajes masculinos.

«Hay una princesa aislada intentando conseguir a alguien que se enamore y se case con ella. Pero no hay mujeres que se dediquen a otras cosas», comentan Fought y Eisenhauer. «No hay ninguna mujer que, por ejemplo, organice al pueblo para luchar contra la Bestia. Ninguna mujer canta canciones de taberna en las tabernas, ni mujeres inventando cosas o dirigiendo cosas. Todos los personajes que están haciendo cualquier otra cosa que no sea encontrar marido son, generalmente, personajes varones».

Los datos del estudio muestran que desde Blancanieves (1937) casi todo el elenco de personajes que rodean a las princesas Disney en sus películas son principalmente personajes masculinos. No sólo el príncipe y (generalmente) el villano, si no que personajes secundarios tan queridos y carismáticos como Musho, el Genio, Olaf o Sebastián también son personajes masculinos.

Sin embargo no todo es desolador en el estudio. En un origen, en las primeras películas de Disney, las princesas eran admiradas básicamente por su aspecto, su apariencia. En los 90 esa tendencia cambió y se empezaron a alabar más las características personales y las habilidades de los personajes femeninos. Ahora, parece que ambos polos se han nivelado, y las nuevas princesas son tan princesas como guerreras. Una leve mejoría, cierto, pero mejoría al fin y al cabo.

Comentarios