ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
Leonardo DiCaprio: «Por supuesto que tengo un lado oscuro»
Leonardo DiCaprio, en una escena de «El renacido»

Leonardo DiCaprio: «Por supuesto que tengo un lado oscuro»

El protagonista de «El renacido» cuenta a ABC cómo fue el rodaje de la última película de Iñárritu, por la que está nominado al Oscar

Día 05/02/2016 - 12.05h

Oh Leonardo DiCaprio, el hombre experimento. Intérprete obsesivo, amante apasionado, luchador infatigable, icono de su generación, favorito de las supermodelos, cuesta encontrar en el estrellato de Hollywood un individuo como él. En sus 25 años de carrera Leo ha aprendido a ser parco en palabras, especialmente cuando se trata de hablar de sí mismo y, como siempre, explica que cada película que interpreta es un nuevo reto. «¿Me estás diciendo que me repito? (se ríe). Pero es cierto, cuando protagonicé 'J. Edgar Hoover' nunca había hecho nada igual, ni con 'El Lobo de Wall Street', ni ahora con 'El renacido'. Trato de habitar personajes diferentes, porque eso es lo que realmente me inspira como actor». Cómodo dentro de su propia piel, Leo ha dejado de luchar contra la fama, contra el tormento de ser un chico poster. «Por supuesto que tengo un lado oscuro y muchas cosas más que uno no le dice nunca a los periodistas. Eso me lo guardo para mí. Pero no hay nada que temer porque lo que me guardo es muy meloso», confiesa con esa medio sonrisa suya que echa el labio inferior hacia la izquierda.

[Lee la crítica de «El renacido»]

Ha venido a presentar «El renacido», la película con la que ha ganado un Globo de Oro, un premio SAG (sindicato de Actores) y puede que en un mes se lleve el Oscar, terminando finalmente con esa maldición que le persigue desde que fue perdió por primera vez en 1994 por su papel en «What?s Eating Gilbert Grape». «Nunca elijo una película pensando en el Oscar, en los galardones, sino por trabajar con alguien a quien considero un artista. En este caso Alejandro Iñárritu me pareció un sabio, un realizador capaz de traspasar barreras generacionales. Su cine es intemporal y no importa si ves 'El Renacido' ahora o dentro de cincuenta años, porque siempre vas a sentir lo mismo».

La odisea de contar la aventura de Hugh Glass llevó a Leonardo a experimentar con su interpretación hasta el punto de comer hígado crudo de bisonte para hacer más convincente esa secuencia, y eso que él es vegetariano. «Creo que Alejandro ha dejado mi reacción, que lo dice todo, porque es completamente instintiva». Las dificultades que enfrentó durante el rodaje no impide al actor reconocer que volvería a rodar esta cinta sin dudarlo. «Todos sabíamos desde el principio en lo que nos estábamos metiendo. Yo había visto este guión rodar por la industria durante un tiempo, pero su logística era muy difícil de ejecutar, requería de un director peculiar. Ha sido una experiencia y mucho de lo que vivimos ha quedado patente en la narración de la historia». Leonardo, en su infancia, fue considerado por muchos productores como un niño de temperamento incontrolable, de hecho fue expulsado de su primer trabajo a los cinco años, cuando protagonizó la serie de televisión «Romper Room», razón por la que tardó once años en volver a conseguir un buen papel. Hoy, cuando acaricia el Oscar, productores y directores se pegan por contratarle. «Creo que el mayor riesgo que he corrido en mi carrera fue a los 18 años cuando interpreté 'What?s Eating Gilbert Grape?'», que yo quería hacer desesperadamente. Fue la primera vez que me ofrecieron mucho dinero por un papel y me siento muy orgulloso de mí mismo, porque a esa edad ya sentía pasión por un personaje. Mi paciencia tuvo su recompensa y desde entonces he podido trabajar con gente realmente increíble».

Comentarios