ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
Ben Stiller: «Hemos llevado la idea al punto del absurdo total»
Ben Stiller, en una escena de «Zoolander 2»

Ben Stiller: «Hemos llevado la idea al punto del absurdo total»

Se estrena «Zoolander 2», la secuela de una película que, de forma insólita, acabó siendo una comedia de culto

Día 12/02/2016 - 21.00h

Una legión de admiradores espera el estreno de «Zoolander 2», una secuela que nació de la presión de los seguidores en las redes sociales y que unió a Ben Stiller con Justin Theroux para escribir el guión. «Es una larga historia que ha vivido varias etapas. Hace cinco años Justin y yo nos reunimos y empezamos a dar forma a la versión que ahora hemos estrenado. Por aquel entonces no conseguimos el presupuesto, ni los actores, ni la ayuda del mundo de la moda, por lo que decidimos aparcar el proyecto. No obstante, dos años después volvimos a reexaminarlo. Recuerdo que yo estaba trabajando en 'Noche en el Museo' en Vancouver cuando empezamos con el guión, hablé con Will Ferrell y le encantó la idea que teníamos. Poco a poco cada pieza fue encajando en su lugar» confiesa Ben Stiller.

No hay en Hollywood quien se atreva a reírse tanto de la industria, perteneciendo a ella, como Justin Theroux, la otra mitad de Jennifer Aniston y a quien ella considera un hombre del renacimiento en la época actual. Un actor y guionista acostumbrado a satirizar los egos del planeta de las estrellas, primero lo hizo en «Zoolander» (2001), donde interpretaba al DJ Evil, luego como coguionista de «Tropic Thunder» (2008) y ahora también firmando el libreto de «Zoolander 2». «Ben (Stiller) y yo nos conocemos desde hace veinte años. La primera vez que nos vimos yo estaba haciendo una obra en Broadway con una novia suya y vino a verla. Nos hicimos amigos instantáneamente y me dijo que era fan de mi diálogo, aunque no entendía la estructura de la obra y me educó en cómo escribir con orden. He descubierto que los dos tenemos una visión similar de la industria, por eso hicimos 'Tropic Thunder'. A nosotros danos una cámara y la oportunidad de reírnos de la grandes personalidades de los locos que pueblan Los Ángeles y nos saldrá algo divertido» asegura Theroux.

En esta ocasión no es Hollywood y sí el mundo de la moda el objetivo de su sátira. «Considero la película 'Un loco anda suelto' de Steve Martin como una de las mejores comedias de todos los tiempos. Súper inteligente. Uno puede incluso argumentar que el personaje de Steve en ese filme no es muy distinto a Derek y Hansel en 'Zoolander', una persona súper estúpida y al mismo tiempo increiblemente segura de sí misma y optimista. Jamás me ha interesado el humor simpático o agresivo, prefiero la ironía de Mel Brooks» admite Theroux. Derek y Hansel, los adorados modelos de «Zoolander», regresan a la gran pantalla. Hansel, el rubio extravagante, interpretado por Owen Wilson, y Derek, con sus arriesgadas poses y su mirada magnum, representado por Ben Stiller. «Me encanta trabajar con Owen, a quien no veo tanto como me gustaría porque él vive en Los Ángeles y yo en Nueva York. En este filme tuvimos la oportunidad de pasar seis meses juntos en Roma y nos reímos muchísimo. Es un tipo sensacional, un genio de la comedia» reconoce Ben.

La amistad con Wilson

En la historia, el centro Derek Zoolander para niños que no pueden leer ha colapsado y Hansel se enfrenta al horror de una cicatriz que le ha obligado a desaparecer. «La trama de la cinta es intencionalmente intrincada, hasta el punto del absurdo. La idea central es una conspiración contra el hijo de Derek y su talento genético como modelo. Derek descubre que su hijo es un modelo de sangre pura y la industria de la moda se interesa por él, por su secreto de la eterna juventud que puede convertirse en un producto que genere millones de dólares» explica Ben.

Junto a Stiller aparecen en pantalla el mencionado Owen Wilson y Penélope Cruz, Kristen Wiig y Will Ferrell. «El mundo de la moda es realmente interesante. He descubierto que los shows que organizan son muy dramáticos, he ido a varios y me parecen muy excitantes si están bien hechos. El de Valentino fue alucinante y una gran influencia en la película en cuanto a diseño de vestuario» relata Stiller.

Considerado uno de los mejores cómicos del momento, el actor disfruta con la etiqueta de ser divertido veinticuatro horas al día. «Para mí no es un problema, si la gente quiere reírse conmigo solo tengo que abrir la boca, (se ríe), más difícil sería si todos esperaran de mí que fuera raro y tuviera que vivir de forma extravagante para alimentar esa imagen». Sin embargo, Stiller no quería convertirse en un actor del género de humor. «No, no. Para nada. Yo siempre he querido ser director de cine. Desde niño me fascina la realización, vivía obsesionado con las películas de Sidney Lumet, Coppola y Scorsese. Disfrutaba analizando sus historias, su técnica como directores, nunca pensé en llegar a ser actor, pero confieso que es un trabajo que me provoca muchas satisfacciones».

Estamos sentados en una mesa del hotel Four Seasons de Los Ángeles donde Justin aparece vestido con sus clásicos vaqueros negros y su cazadora de cuero. «Me gusta vestir de negro porque es más fácil para poner lavadoras» bromea con su extraño sentido del humor. Protagonista de la serie «The Leftovers», Theroux acaba de conseguir el personaje principal de «La Chica del Tren», uno de los filmes más esperados de este año. «La actuación y la escritura son disciplinas distintas que sin embargo son igual de importantes para mí. Escribir es más difícil porque requiere más tiempo y probablemente es una experiencia más satisfactoria porque creas un mundo donde otros pueden jugar », termina diciendo Justin.

Comentarios