ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
Álex García: «Hoy haces la película del año y dentro de dos no te quieren ni para un corto»

Entrevista Álex García: «Hoy haces la película del año y dentro de dos no te quieren ni para un corto»

El actor tinerfeño, afincado en Madrid desde hace más de 15 años, habla sin tapujos con la resaca de los Goya ya superada. «Tenía claro que no me iban a dar el galardón»

Día 15/02/2016 - 14.52h

La naturalidad se tiene o no se tiene. Es inherente a uno mismo, sin rodeos ni medias tintas. De nada sirve una mirada sincera o un gesto amable si ya lo tienes previsto en el guión. Uno puede disimularlo al inicio, pero el asunto se complica cuando de mantener una conversación se trata. Ahí solo existen dos opciones: actuar como un actor delante de las cámaras o mostrarte como eres el resto del tiempo, como el individuo que detrás de los focos reconoce que es en esta época, justo en plena madurez de su carrera, cuando más veces ha querido tirar la toalla.

Pero no, Álex García no es de los que se rinden con facilidad. Bastan cuatro palabras para darse cuenta de que el paso de los años no vulnera la ilusión, inalterable a los vaivenes que ofrece un mundillo donde lo que hoy es una lluvia de halagos, mañana deja posos de indiferencia. «Es parte del juego», reconoce con franqueza. Sonríe y saluda, respira y contesta. En pleno corazón madrileño, donde presta su imagen para un taller de tiraje de cerveza organizado por Mahou, recibe a ABC... con una caña en la mano y un poco de jamón en la otra. ¿O acaso creían que lo de la naturalidad era mentira?

- ¿Puede Álex García ir de cañas por La Latina un día cualquiera?

Sin ningún problema, a lo mejor en algún momento se juntan varios seguidores y mis amigos se acaban cansando de tener que esperar. Pero no pasa nada, la mayoría de gente con la que salgo son actores y saben perfectamente a lo que nos dedicamos.

- La fama se lleva o te lleva...

Creo que tienes que llevarla para que ella no te lleve a ti. Si te dejas, te lleva. Si sabes lo que quieres y no te dejas nublar por los focos, ni por toda la parafernalia que mueve nuestro ambiente, se puede incluso ser partícipe de la fama sin olvidar el lugar que te corresponde y lo volátil que es todo esto.

- Ahora que han pasado unos días, ¿ha digerido ya la gala de los Goya?

La digerí al día siguiente. La noche de los Goya dormí muy poco, tenía el corazón a tope... y eso que cuando terminó el día estaba agotado. Si te soy sincero, disfruté muchísimo.

- Casi le toca acudir en vaqueros y camisa... así, en plan informal.

Así es (se ríe). La mañana de los Goya fui a buscar el traje a la tintorería y estaba cerrada. Tuve que investigar, hacer varias llamadas y al final la dueña, muy maja ella, vino y abrió solo para que pudiera recoger el traje. Me lo pasé genial. Uno está en este mundo de luces en el que parece que todo va sobre ruedas y luego resulta que la realidad es otra. Cuando llevas una vida como la mía, humilde, de barrio, lo normal es dejar el traje de los Goya en la tintorería.

- ¿Cómo se enteró de su nominación?

Vi en directo las nominaciones junto a una amiga. Estaba sonando mucho la película e intuíamos que podía pasar algo así.

- ¿Se lo esperaba?

No es que lo esperase pero sabes que estás en el bombo. Al igual que tenía claro que no me iban a dar el Goya, era consciente de que me podían nominar. He seguido los Goya desde pequeño y tienen un 'modus operandi' que siempre se repite, era fácil que nos nominaran.

- Una nominación que ha traído algo de cola por concurrir al mejor actor revelación.

Son estrategias que hacen las productoras, igual que ha pasado en 'Truman' proponiendo a Javier Cámara como mejor actor de reparto. Al final los Goya es promoción para el cine español y un productor inteligente lo que busca es intentar optar a las máximas nominaciones posibles. Queríamos que la película sonara lo máximo posible y de hecho, esto ha tenido su repercusión en las salas. Para lo que perseguía, 'La novia' ha sido un éxito en los Goya.

- Dejando la estrategia a un lado, la norma reza que a dicho galardón pueden optar «aquellos actores y actrices, mayores de 16 años a 31 de Diciembre de 2015, que realicen su primera interpretación destacada en una película española que opte a los premios Goya». Pero no es su primera película... ¿le resultó extraño?

(Antes fue protagonista en 'Kamikaze' y coprotagonista en 'Seis puntos sobre Emma').

A mi los premios me dan igual y no tengo ningún problema con eso. Más si cabe, teniendo a Fernando Colomo al lado que lo he visto actuar desde pequeño. Actor revelación siempre es un premio especial, parece más pequeño, pero para los que están nominados resulta más comercial porque nunca han estado en una situación similar. Fue todo un regalo y así lo sentí.

- Inma Cuesta contaba recientemente que muchos fueron los aspirantes a Leonardo, pero cuando Álex García hizo la prueba, ella lo tuvo claro: «Por mí dejamos de buscar, es él».

Menos mal que dijo eso, porque si no a lo mejor no estaría aquí (se ríe). Los actores al final somos algo más que contadores de historias y hacemos todo lo posible para que se lleven a cabo de la mejor manera. Cuando eres protagonista de una película tu opinión influye, aunque tampoco creo que tuviera ella la última palabra. En este caso, la directora Paula Ortiz seguro que escuchó su punto de vista y gracias a eso se ha visto en pantalla lo que ocurre en 'La novia': una relación con mucha química. Yo miro a Inma y pasan cosas, ella me mira a mi, y tres cuartas partes de lo mismo.

- ¿Qué le ha aportado trabajar con tres mujeres como Paula Ortiz, Inma Cuesta y Leticia Dolera?

Ha sido una gran experiencia, cada una me ha aportado algo diferente. Estamos en una época donde la mujer ya no tiene que estar preocupada por encontrar su lugar y si de desarrollarse en cualquier ámbito, sea el que sea. El cine español no es ajeno a ello y poco a poco se están superando barreras, lo que evidencia un trabajo con una riqueza cada vez mayor.

- Aunque antes hablaba del éxito de 'La novia' en los Goya, ¿es duro asimilar que con 12 nominaciones solo se han logrado dos premios (fotografía y mejor actriz de reparto)?

Para mi es una maravilla, en los premios si hay victoria o derrota también hay competencia y eso me entristece, me da rabia. No ayuda en nada a la profesión, lo dijo Darín, lo dijo Fernando León... suman todos los actores que han estado nominados, suman todos los que han optado a estar nominados. Claro que influye en la carrera de un actor ganar tal o cual premio pero no estoy aquí por este motivo, ahora no hay cosa que me haga más feliz que la próxima obra de teatro en donde participo.

- Películas como 'Truman', 'La novia' o 'A cambio de nada', realizadas por productoras independientes, han recibido el reconocimiento de los miembros de la Academia. Sin embargo, el éxito comercial se lo siguen llevando las grandes productoras, en España ligadas a las televisiones privadas.

Es una constante, los que realizan un cine más alternativo deben buscar la manera de conectar con su público, mientras que el cine comercial no debe subestimar al público, no vale cualquier cosa con tal de vender. Y los Goya son un reflejo de esto, los mismos prejuicios que tiene el espectador, los tiene también la Academia. Por muy académicos que sean, desayunan como todo el mundo, han tenido una infancia como todo el mundo, tienen quehaceres diarios como todo el mundo... Espero que esos prejuicios se vayan borrando y logremos hacer películas comerciales que dejen un poso en el público y estén consideradas por la Academia. De hecho, yo mismo aspiro a hacer buen cine comercial porque deseo que lo que cuente llegue a millones de espectadores.

- A veces una buena historia se diluye porque carece de promoción...

Y tanto. Por ejemplo con 'La novia' hemos sentido que tanto el público como la crítica nos han apoyado mucho y eso se nota. Podría haber durado en cartelera un fin de semana y sin embargo llevamos diez semanas, igual no me crees pero solo de pensarlo me emociono.

- ¿Cómo de fundamental es para el cine español el apoyo de las televisiones, tanto públicas como privadas?

Sería maravilloso que las privadas apoyaran películas como 'La novia' pero a día de hoy es utópico. De aquí a diez años creo que puede ocurrir y espero que las productoras vayan poco a poco apostando por proyectos arriesgados que van abriéndose al público.

- ¿Y la piratería? Antonio Resines en su discurso volvió a poner el foco sobre ella.

No tengo tanta información, lo único que puedo decir es que personalmente ya no pirateo. Cuando llegué a Madrid hace diecisiete años me bajaba prácticamente todo, música, películas, series... todavía no tenía conciencia de que eso le podía hacer daño a alguien. Con el paso del tiempo y más viéndolo desde dentro te das cuenta de los efectos negativos que conlleva. Ahora bien, también conviene explicar que el consumidor es el que cambia las reglas y si no para de descargar películas, por algo será. Esto ha obligado a productoras, distribuidoras o salas a ponerse las pilas y ofrecer mejores propuestas. Dicho lo cual, aunque los más inteligentes justifiquen la piratería por esta vía, yo no la justifico de ningún modo y me duele cuando oigo a un compañero o a un director, y lo he escuchado, decir que se ha bajado una película.

- Cambiando de tercio, o mejor dicho, de caña, ¿qué queda hoy de aquel niño que presentaba el Carnaval de Santa Cruz de Tenerife en una televisión local?

Queda la ilusión. Aquel niño que hacía sus primeros pinitos en la televisión canaria quería contar cosas y este niño, casi treinta años mayor, quiere contar cosas.

- Imagino que no todo habrá sido un camino de rosas...

Te diré que en los últimos tiempos, justo cuanto más he metido la cabeza en la profesión, ha sido cuando más veces he pensado en tirar la toalla.

- ¿Cuánto hay de desencanto detrás de los focos?

Más allá de lo que se ve, es duro soportar como te conviertes en el punto de mira de muchas filtraciones, te expones todo el tiempo. Sin olvidar que en esta profesión abunda la envidia, las jerarquías... circunstancias que aborrezco. Estás a prueba todo el rato, hoy haces la película del año y dentro de dos no te quieren ni para un corto. Por eso creo fundamental tener claro si el proyecto que te llega es limpio, plasmado por gente que ama el cine como yo lo hago.

- ¿Ha rechazado algún proyecto?

Unos cuantos.

- ¿Se ha arrepentido de alguno?

No, pero más que nada porque tengo por ley no arrepentirme de nada de lo que hago o dejo de hacer. Además, pienso que en la carrera de los actores influyen más los 'noes' que los síes', todo lo que entiendo que no voy a estar cómodo y no me va a servir para avanzar, personalmente no lo quiero. Esto es una carrera de fondo y si sabes esperar tu momento, te van a llegar las buenas oportunidades.

- La teoría está muy bien, pero a veces el tren solo pasa una vez...

Por supuesto. Actores como yo que hemos puesto muchas copas, hemos hecho animaciones y nos han dejado a deber con más frecuencia de la cuenta... te da hasta pudor decir que no cuando llega algo de lo tuyo con lo que puedes ganar dinero. Sin embargo, hay momentos en que toca escucharte a ti mismo y saber por qué te metiste en esto y qué es lo que te movió a hacerlo.

Comentarios