ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
Julianne Moore, la eterna seducción, de estreno en la Berlinale
Julianne Moore (izquierda) y Greta Gerwig, en la Berlinale

Julianne Moore, la eterna seducción, de estreno en la Berlinale

La actriz americana y Ethan Hawk son los protagonistas de la película dirigida por Rebecca Miller

Día 10/05/2016 - 07.27h

Hollywood, con sus últimos problemas sobre la diversidad y sus prisas de siempre, exhibió glamur en la Berlinale cuando Julianne Moore hizo su aparición. La actriz norteamericana, recién llegada de los premios Bafta, disculpó su voz de cazallera diciendo: «Estoy enferma de tanto viajar». Impecable dentro de un vestido negro de encaje, Moore aterrizó sobre la alfombra roja de la Berlinale para presentar la película «Maggie?s Plan», dirigida por Rebecca Miller. «Rebecca es una realizadora de ideas claras, directa, muy decidida. Me encantó colaborar con ella en este proyecto porque las mujeres éramos mayoría. Como actriz me gusta involucrarme en películas que cuenten historias distintas», admitió Moore.

Robando protagonismo a Ethan Hawke y Greta Gerwig, Moore tiene el personaje más complejo y profundo de esta comedia romántica. «Hemos creado una historia que presenta diferentes dinámicas familiares. Creo que en ese sentido no debería haber modelos, hay alternativas familiares que brindan amor a sus hijos sin necesidad de estar formadas de una manera convencional. Personalmente, creo que cada ser humano tiene derecho a tener una familia y cada individuo debería tener derecho a crear esa familia», reconoció la actriz. En el filme, Moore y Hawke interpretan a una pareja que se divorcia cuando él decide tener un hijo con una mujer joven, para descubrir tres años después que sigue enamorado de su exmujer. «Mi marido y yo llevamos juntos veinte años y en ese tiempo hemos vivido subidas y bajadas, como cualquier otro matrimonio. Unos amigos míos separados me dijeron que su divorcio fue la experiencia más complicada que habían vivido y ese trauma no les había aportado nada a sus vidas. Ahora, ambos preferirían no haber tomado esa decisión. Sus palabras me fascinaron».

Moore, unida sentimentalmente al director Bart Freundlich, estuvo casada antes, durante nueve años, con el actor John Gould Rubin. «Muchas veces oigo en el colegio de mis hijos a madres de padres separados que dicen: 'La nueva esposa de mi marido es muy buena con los niños'. Ese tipo de alianza entre mujeres me parece realmente importante y brinda otra perspectiva a las relaciones familiares». Julianne Moore sorprendió como actriz cuando se destapó desnuda de cintura para abajo en la cinta de Robert Altman «Vidas cruzadas» (1993). Desde entonces, y han pasado dos décadas, no ha dejado de sorprender interpretando mujeres que se caracterizan por su ternura y su fortaleza. «Cuando mi papel es humano y la historia no explota a los personajes me siento, como actriz, capaz de cualquier cosa».

De Sundance a Berlín

«Maggie?s Plan» llega a Berlín después de haber viajado de festival en festival. Una gira que comenzó hace un año en Sundance y la llevó a pasar por Toronto, Nueva York y ahora a la sección Panorama de la Berlinale. «No teníamos intención de hacer una comedia, pero se fue dando así durante la creación del guión. A mí me enganchó esta historia precisamente por los cambios de pareja», explicó la escritora y directora Rebecca Miller. La hija del dramaturgo Arthur Miller se inspiró en una historia de Karen Rinaldi para dar forma a la narración de su filme. «Para mí es muy importante empezar con la esencia de los personajes y luego seguir con la mecánica de la historia, trato de que todo encaje para el público» explicó Miller.

Con una estructura bien atada, la cinta cuenta la historia a distintos niveles, siendo consistentemente divertida. «Desde luego, no me voy a ir de aquí sin recordar a todos lo sexy que es Ethan Hawke, uno de mis mejores amigos en Nueva York y un actor a quien siempre he admirado», confesó Moore. A sus 55 años esta pelirroja sigue sorprendiendo como actriz interpretando papeles que poco o nada tienen que ver con su anterior representación. «He rodado unas cincuenta películas. Si las ves, te darás cuenta de que la mayoría no están hechas para el gran público, aunque alguna que otra fue muy comercial. Lo divertido de mi trabajo es que puedes hacer una pila con ellas y encuentras de todo: familiares, políticas, acción, aventura, comedia. A mi edad me siento muy orgullosa de la libertad que tengo como artista».

Cuando le preguntamos si en algún momento se ha sentido insegura, Moore responde algo a la defensiva. «Mi trabajo no me hace sentirme insegura físicamente. Estaría llena de problemas si así fuera. Cuando uno está contento con su vida, con su edad, con el momento en el que vive, con los personajes que interpreta, no hay espacio para la inseguridad. Otra cosa muy distinta sería si a mis 50 años quisiera interpretar el papel de una jovencita. Ya no tengo 25 y, por mucho que lo pretenda, esos personajes ya no son para mí. Es importante ser realista, y en Hollywood, por alguna razón, hay actrices persiguiendo el papel equivocado».

«Indignation»

Otra película que ha sorprendido gratamente en la sección Panorama, mucho más interesante que la oficial, es «Indignation». La cinta del director James Schamus, recién llegada de Sundance, está basada en la novela de Philip Roth. «Siento que Roth escribió su libro para las generaciones de hoy. Es de otra era, de otro tiempo, y, sin embargo, de completa actualidad», explicó Schamus. Protagonizada por Logan Lerman, en el mejor papel de su corta carrera, y Sarah Gadon, «Indignation» se sitúa en los años 50, cuando la cultura americana se vio sometida por el miedo al comunismo. «Vivimos una nueva represión contra las mujeres. Hay una xenofobia latente en esta temporada de elecciones que vivimos en EE.UU.».

Comentarios