ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
«Mad Max 2»: el guerrero errante
Escena de «Mad Max 2»

«Mad Max 2»: el guerrero errante

Este domingo, por solo 1,99 euros, ABC ofrece a sus lectores la película más futurista de Miller

Día 05/03/2016 - 01.43h

Dos años después de estrenarse «Mad Max», y dado el éxito de la película, a George Miller le encargaron la segunda, subtitulada «El guerrero de la carretera», con un escenario y temática diferente. Mel Gibson seguía dando vida al protagonista, pero ahora ya no era policía sino una especie de vagabundo que deambulaba en busca de gasolina y agua en medio de un paraje desolador, mucho más apocalíptico que en la película original.

Miller dispuso de muchos más medios (dos millones de dólares) y con un actor en plenitud porque Gibson había madurado, física y artísticamente. Fue algo que se notó en la producción de la película, que tuvo un tono espectacular de principio a fin. De hecho, la última película de la saga, estrenada el año pasado, tiene una clara base temática en este filme del 81, sobre todo en las cabalgadas por el desierto, el asalto a las caravanas y rodajes y desenlaces parecidos.

De las tres «Mad Max» de aquella época, es muy posible que esta sea la más lograda. Ya aquí se veían unos malos mucho más salvajes, punkies medio locos, un villano terrorífico y un héroe que no se sabía muy bien si iba de salvador de los demás o salvador de sí mismo.

Hay muchas leyendas urbanas sobre el rodaje de esta película. Se dice que Miller, al igual que George Lucas en «Star Wars», se inspiró en las películas de Kurosawa y en el libro «El héroe de las mil caras», de Joseph Campbell. Al igual que en la película original, los coches adquieren una gran importancia en esta secuela. El Interceptor negro conducido por Gibson es un 1973 Ford Falcon XB GT Coupé, un coche exclusivo para Australia. Un número limitado de estos coches fueron exportados por Ford a Nueva Zelanda y el Reino Unido, pero nunca a Norteamérica. Debido a que solo se fabricaron 949 de ese modelo Falcon en particular, se ha convertido en uno de los coches más buscados por los coleccionistas de automóviles en seis continentes.

También se dice que el perro que sale en la película lo recogieron en una perrera local y le llamaban perro, igual que en la ficción. El pobre era tan asustadizo que salía huyendo cada vez que oía el ruido de los motores. Al final le tuvieron que poner unos tapones para poder continuar con el rodaje.

Ficha

- Título: «Mad Max. El guerrero de la carretera».

- Director: George Miller.

- Actores: Mel Gibson, Bruce Spence, Michael Preston, Vernon Wells.

- Presupuesto: 2 millones de dólares.

- Recaudación: 24.600.000 dólares.

Comentarios