ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
Günes Sensoy: «En 'Mustang' no mostramos el lado oscuro de Turquía, sino de la humanidad»
Günes Sensoy interpreta a Lale en «Mustang», una niña de 11 años

Günes Sensoy: «En 'Mustang' no mostramos el lado oscuro de Turquía, sino de la humanidad»

La protagonista de 14 años de la película que representó a Francia en los Oscar ha recorrido el mundo denunciando la situación de muchas mujeres en su país

Día 18/03/2016 - 12.49h

Cuando acudimos al encuentro en Madrid con Günes Sensoy, la sorprendemos jugueteando con el móvil como cualquier chica de 14 años. Un mensaje privado le arranca una sonrisa traviesa, pero llega el momento de hablar de «Mustang» y el gesto le cambia. «A mucha gente en Turquía le encanta la película, aunque otros la odian porque dicen que muestra el lado oscuro del país. Yo no creo que sea solo de Turquía, sino de toda la humanidad», asegura la joven protagonista del filme que representó a Francia en los Oscar.

Se trata de la ópera prima de Deniz Gamze Ergüven, una directora parisina nacida en Ankara, que aborda de forma honesta, emotiva y terrible el calvario de cinco hermanas huérfanas que viven en una pequeña aldea a 500 kilómetros de Estambul, oprimidas por el asfixiante sistema patriarcal impuesto por su tío. Su «delito»: haber sido «cazadas» en la playa, jugando inocentemente con unos amigos a la salida de la escuela. «¡Todo el pueblo habla de vuestra obscenidad! ¡Dicen que vuestras entrepiernas rozaban con el cuello de los chicos!», les grita el tutor, preguntándoles fuera de sí: «¿Quién es la puta? ¿Sois todas putas?».

Sensoy es Lela, la hermana menor e hilo conductor de esta historia cuyo título hace referencia al caballo salvaje de Norteamérica. Una metafora de la batalla que libran las cinco chiquillas, a base de imaginación y mucho coraje, por conseguir la ansieda libertad, mientras su tío las saca del colegio y las encierra en casa para convertirlas en buenas amas de casa y esposas. Algo más habitual de lo que pensamos en un país como Turquía, donde hace solo 15 años que se reconoció la igualdad entre hombres y mujeres en el Código Civil.

«A pesar de la terrible experiencia, las protagonistas no somos víctimas, sino heroínas, que es la mejor forma que tenemos de representarlas. Me gusta el filme porque ellas muestran una fortaleza muy grande», confiesa la intérprete, que destaca la «especial» conexión que se estableció entre ellas, a pesar de que solo una había participado antes en una película. «Llorábamos y reíamos juntas. En la escena de la boda, por ejemplo, cuando la directora dijo 'corten', continuamos llorando junto a otros miembros del equipo detrás de las cámaras», recuerda Sensoy.

Para prepararlas, Gamze Ergüven les puso un profesor de interpretación y les hizo ver películas con personajes femeninos fuertes. Sensoy cita «Fish Tank», la cinta de 2009 protagonizada por Katie Jarvis junto a Michael Fassbender. Eso les ayudó a entender cómo debían enfrentarse a ciertas situaciones y a sobrellevar una experiencia que para ella fue tan emotiva como divertida. Igual que la forma en que se nos cuenta la historia de «Mustang», capaz de arrancarte alguna sonrisa en medio de la tempestad, mientras se nos recuerda que el siglo XXI no es el que vivimos todos.

Comentarios