ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
Mark Rylance: «Spielberg está siempre preocupado por dónde está la imaginación del espectador»

Mark Rylance: «Spielberg está siempre preocupado por dónde está la imaginación del espectador»

El ganador del Oscar a mejor actor secundario por «El puente de los espías» explica más sobre esta película con motivo del estreno en España del DVD y Blue-ray

Día 10/05/2016 - 08.05h

En la pasada edición de los Oscar, Mark Rylance fue el aguafiestas oficial de la gala porque le arrebató al entrañable Sylvester Stallone la estatuilla como mejor actor secundario. Hubo incluso cierta histeria absurda con este asunto, que al que menos le importó fue al propio Stallone (que no a su hermano, que clamó contra la Academia de Hollywood) que consideraba suficiente premio estar allí como nominado. El caso es que a los críticos el papel de Rylance en «El Puente de los espías» les pareció un papelón (no solo por la parte de la ceremonia) y el Oscar, muy merecido. Con motivo del estreno de la misma en DVD y Blue-ray este próximo 6 de abril, HoyCinema les ofrece una conversación con Rylance para hablar un poco sobre este thriller político ambientado en la Guerra Fría.

- Háblanos sobre su personaje

Yo interpretó Rudolf Abel, un espía ruso que fue capturado y detenido en Estados Unidos. En realidad, no sabemos casi nada sobre él. Estaba escondido en una especie de almacén de artistas bohemios en Brooklyn. Con el tiempo, la Asociación de Abogados de Nueva York le consiguió un abogado de seguros, James Donovan, que interpreta Tom Hanks, a sabiendas de que estaba involucrado en el proceso de Nuremberg y tenía conocimiento de asuntos internacionales como ése.

- ¿Te ha resultado liberador interpretar a alguien real?

Interpretar a una persona real puede ayudar a prolongar una parte de ti mismo, pero Abel es un personaje misterioso. No hay grabaciones reales de su voz, por lo que basé su acento en las descripciones de otras personas. Hay un breve video en YouTube de él cuando era conducido desde un camión a una sala de audiencias que me proporcionó algunos detalles físicos para jugar, como su postura. Por desgracia, no tengo su maravillosa nariz y no estoy tan delgado como él.

- Cuéntanos más sobre el período en el que tiene lugar la historia, así como el clima político de la época.

Esta es una historia real que tuvo lugar en 1957. Fue un momento peligroso cuando el gobierno de EE.UU. desarrolló una política del miedo sobre la ciudadanía. Cuando Abel fue capturado, el país estaba frenético y todo el mundo estaba convencido de que debía ser ejecutado por sus crímenes. Pero el argumento de Donovan fue siempre que no era una traición, porque Abel no era un ciudadano estadounidense, era un espía profesional que hace un deber patriótico para su país. Todos tienen que ser tratados con igualdad ante la ley, no podemos cambiar la ley simplemente porque el público está indignado.

- ¿Cómo describiría la película?

Es un thriller sobre la Guerra Fría focalizado en la psicología de las acciones de James Donovan. Es fascinante ver cómo una, abogado y trabajador honrado como Donovan se introduce en los pasillos de la CIA y el FBI, además de las sutilezas de las relaciones internacionales entre los Estados Unidos y la Unión Soviética en ese momento.

- ¿Cómo fue trabajar con Tom Hanks?

Tom me vio en «Noche de Reyes» en Los Angeles en 2003. Antes de la producción ya era famoso y fue uno de los primeros actores en ir a verla y venir entre bastidores a hablar con el elenco, lo que era muy emocionante para todos. El día antes de empezar a rodar, me invitó a leer el guión con él, ya que una gran parte de la historia es la relación entre ambos personajes, lo cual era muy considerado. Lo que me sorprendió más acerca de Tom es que le encanta hacer reír a la gente, y tiene ese sentido del humor muy torpe que pone inmediatamente a la gente a gusto. También tiene una memoria fenomenal.

- ¿Cómo fue trabajar con Steven Spielberg?

Steven confía en que vengas, obviamente, con tus líneas aprendidas, pero también espera que tengas una buena disposición para jugar. Nunca tuvimos ninguna discusión sobre hacia dónde tiene que ir mi personaje, porque se centraba más en cómo contar historias fascinantes con personas reales las cosas interesantes que le suceden a estas personas. Conocía esta historia muy bien, en un momento me dijo que había leído el guión al menos 50 veces antes de empezar a rodar. Él es muy abierto, reflexivo, amable, y es capaz de trabajar con dos monitores a la vez. Está muy centrado en la narrativa. Algunos directores están centrados más en cómo se sienten los actores o en la belleza de las imágenes, pero él siempre está preocupado por dónde está la imaginación de los espectadores. También le gusta trabajar muy rápido.

Comentarios