ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
Kate Winslet: «Creí que Leo no podría ser aún mejor actor, pero lo ha conseguido»
Kate Winslet, en una escena de «La modista»

Kate Winslet: «Creí que Leo no podría ser aún mejor actor, pero lo ha conseguido»

En «La modista», la actriz da vida a Myrtle «Tilly» Dunnage, una misteriosa mujer fatal con un gran talento para la costura

Día 18/03/2016 - 13.34h

Ver a Kate Winslet pasear sus curvas dentro de un vestido de seda rojo durante un partido de fútbol entre los arbustos de Dungatar, una localidad remota de Australia, en los años 50 es el verdadero espectáculo de «La Modista». La actriz, nominada hace unas semanas al Oscar por su papel «Steve Jobs», regresa a la gran pantalla con esta película basada en la novela del mismo titulo y dirigida por Jocelyn Moorhouse.

Winslet da vida a Myrtle «Tilly» Dunnage, una misteriosa mujer fatal con un gran talento para la costura. «Mi personaje utiliza sus diseños para ir poniendo cada pieza de su pasado en su lugar» explica Winslet. La actriz se muestra feliz de participar en una comedia cargada con los elementos de un western. «Tilly tiene mucho de Clint Eastwood, pero no dispara ni una bala. Ella tiene como única arma su máquina de coser» admite divertida Kate.

El vestuario adquiere protagonismo en un filme donde cada creación que ella diseña se transforma en moneda de cambio en una ciudad podrida de resentimiento. «En Hollywood un vestido puede cambiar la carrera de una actriz, mira Jennifer López y su vestido verde, o Elizabeth Hurley y su vestido de alfileres diseñado por Versace. A veces aciertas y otras te equivocas, cuesta conseguir ese impacto, pero cuando lo haces puede alterar una carrera» reconoce Winslet.

Para marcar distancias entre Tilly y los habitantes de Dungatar, los productores decidieron que el guardarropa de Kate en «La Modista» fuera diseñado por Margot Wilson, mientras que el del resto de los actores lo confeccionó Marion Boyce. «El vestuario de este filme conduce la narrativa. La gente de Dungatar desaparece en los tonos verdes que rodean a la ciudad, hasta que aparece Tilly mundana y sensual con sus rojos y negros» explica Kate.

Química entre Winslet y Hemsworth

La historia se desarrolla en la tierra caliente de Australia, pero la química ardiente de Kate Winslet, 39 años, y su joven amante en la ficción, Liam Hemsworth, 25, es la que realmente derrite en «La Modista». El guapísimo Liam rompe con su fama de tímido besando y desnudándose en pantalla. «Liam me suplicaba que no le obligara a quitarse la camisa en cada escena, pero es un regalo para los ojos», confesó la directora australiana Jocelyn Moorhouse. Para Winslet no fue fácil besar a un hombre quince años más joven que ella. «Cuando me dijeron que tenia 25 años no podía creerlo, al besarle incluso desperté celos en mi hija mayor», explica la actriz.

Tilly es la rebelde de su ciudad, una mujer que cambió su pequeña localidad en Australia por París, hasta que la enfermedad de su madre la obliga a regresar. «Para mí lo más importante de la historia es la búsqueda de identidad. La relación entre madre e hija, por supuesto la venganza juega un papel fundamental, pero son esas escenas del reencuentro entre ellas las que realmente me emocionaron. En el libro se explica con detalle las razones que llevaron a Tilly a marcharse a París, la muerte de su hijo, el marido que la abandona, todo a su alrededor se destruye. Ella regresa para enfrentarse con su pasado, no solo con la gente que la maltrató».

Winslet ha conseguido siete nominaciones al Oscar en su carrera, y lo ganó una vez por «The Reader», pero a pesar del talento su imagen permanece en la retina de la historia unida a la de Leonardo DiCaprio, su compañero en «Titanic» (con quien apareció en la alfombra roja de los Oscar este año). «Somos grandes amigos. Reconozco que Leo es una sorpresa cada día, le he visto crecer como actor, y aunque siempre pensé que era imposible que se hiciera mejor actor, lo ha conseguido. En está ultima década se ha vuelto un hombre muy fuerte, orgulloso, que ha sabido aprovechar sus oportunidades. Leo es un gran profesional, valiente, somos como hermanos, estamos muy unidos, hemos mantenido nuestra amistad a lo largo de estos quince años. Creo que tenemos una gran historia juntos, hay química entre nosotros y eso es maravilloso», confiesa la actriz.

«Criaturas celestiales»

Considerada una de las grandes damas de Hollywood, Kate deslumbró a la industria cuando debutó con la película «Criaturas celestiales» de la mano de Peter Jackson. «Algunas veces pienso en ese filme y deseo tener la misma sensación de libertad que tenía entonces, cuando nada me daba miedo. Fue maravilloso interpretar esa película sin saber nada de nada. Ahora, cuando me fijo en los ángulos de la cámara sé porque lo hace el director, entiendo mucho más de cine, del proceso de rodar una escena, antes me entregaba de otra forma. Hay mañanas en las que me levanto y tengo que convertirme en otra persona y me digo a mí misma: 'Kate eres un fraude no puedes hacer esto. Te van a echar'. Afortunadamente, sigo siendo una actriz que tiene mucho que aprender, que todavía está creciendo. Para mí es importante disfrutar y divertirme con el trabajo, de otro modo no me merecería la pena hacerlo». Reconocida por elegir buenos papeles y abrumada por los premios que recibe, Kate concede su éxito a la suerte. «He conseguido más de lo que yo esperaba, no creas, empiezo a sentirme mayor».

Winslet es una excepción en Hollywood. Una mujer que, a pesar del tiempo que se tomó apartada de la gran pantalla para cuidar de sus hijos, sigue estando en lo más alto de su profesión. Pocas intérpretes le hacen sombra y ella, tranquila, a lo suyo, va construyendo su legado. «Para mí es importante dedicar tiempo a mis hijos, intentar llevar una vida normal dentro de la locura de me rodea. Intento educarlos sin privilegios. Es bueno pasar tiempo de calidad con los niños porque tengo horarios imposibles».

Comentarios