ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
Joel Edgerton: «Solo con lo que se dice de nosotros la vida puede ser horrible»
Edgerton, al fondo, ante Jason Bateman y Rebecca Hall

Joel Edgerton: «Solo con lo que se dice de nosotros la vida puede ser horrible»

El actor australiano debuta tras las cámaras con «El regalo», un thriller sobre la venganza

Día 20/03/2016 - 04.45h

Una pareja joven, interpretada por Jason Bateman y Rebecca Hall, es la protagonistas de «El regalo», filme de suspense dirigido e interpretado por el australiano Joel Edgerton. Este thriller psicológico, elegido por Edgerton para debutar como realizador, se desarrolla en Los Ángeles y muestra cómo un viejo conocido puede convertir la plácida existencia de un matrimonio en una convivencia irrespirable. «No he intentado escribir un ensayo sobre el bullying, porque es una pieza de entretenimiento, pero me pareció un tema interesante para desarrollar. ¿Cómo reaccionaría una persona que se encuentra con quien le torturaba en el colegio? El filme habla de la falta de capacidad para perdonar, del fuego que uno guarda dentro, de la venganza y el castigo. Al encontrarse frente a frente a la cara del monstruo que te maltrataba, o bien le dices que le perdonas o, por el contrario, le deseas lo peor».

Durante toda la trama el espectador trata de adivinar quién es el castigado y quién el castigador, aunque el personaje de Joel Edgerton es quien provoca, con su poca habilidad para las relaciones sociales, más repulsión al público. «Soy de los que piensan que todas las palabras que nos hieren dejan residuos. Solo con lo que se dice de nosotros la vida puede llegar a ser horrible. Imagínate cómo debe de ser la existencia de un actor a quien se critica mucho. Somos unos sociópatas».

Joel Edgerton, conocido por protagonizar películas como «Animal Kingdom», «El Gran Gatsby» o «Zero Dark Thirty», se atreve a dirigir su primer filme. Cercano, amable, de rápida respuesta, Edgerton confiesa que no cambió mucho su personalidad a la hora de ponerse tras las cámaras. «Me considero un tipo bastante fácil porque intento relacionarme con todo el mundo. Como realizador soy igual que como actor, aunque no tuve tiempo para contar mis batallitas habituales, ya que estaba agobiado resolviendo los problemas que surgían en el rodaje. Dirigir me calmó porque no tuve que enfrentarme al miedo que me provoca el silencio».

Comentarios