ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
Ben Affleck: «Para mí ha sido casi terrorífico aceptar el papel de Batman»
Ben Affleck, como Batman

Ben Affleck: «Para mí ha sido casi terrorífico aceptar el papel de Batman»

El actor afirma que el filme es un giro completo al género, que se vuelve más gris

Día 23/03/2016 - 04.15h

«Batman vs Superman. El amanecer de la justicia» es un filme construido alrededor de una batalla épica sin equilibrio, la noche frente al día, el humano torturado contra el semidiós llegado del espacio. «El libro de Frank Miller habla del enfrentamiento de estos dos superhéroes. Fue esa historia la que cambió mi perspectiva de los libros de cómics. Personalmente, no me parece una locura que Batman pelee contra Superman, porque de pequeño leí la novela y me pareció original e interesante. Es un giro completo al género volviéndolo moralmente más gris», admite Ben Affleck.

Contaba Ben unos doce años cuando, vagabundeando por Boston, llegó a las puertas de Millionaire Picnic, su tienda de cómics favorita. Allí compró la novela gráfica de Miller que cambiaría su perspectiva de los cómics. «Fue el primer cómic que elevó mi aprecio por este género a otro nivel. Miller ya había publicado Watchmen y de su mano descubrí mundos de superhéroes más sofisticados y complicados».

A sus 43 años, Affleck se desprende de su faceta como realizador para construir un cuerpo a la medida de Batman, con un pecho formidable, pero también con sus miserias y nocturnidad. El alter ego le ha acompañado en paralelo en este último año horrible en el que se ha divorciado de su mujer, Jennifer Gardner, por una supuesta infidelidad. Con un reciente ave fénix tatuado en su espalda, Affleck renace como actor fabricando con hilo de seda los personajes duales. Lo hizo en «Perdida», como el marido ambiguo, y repite con Batman, héroe de noche, que de día se convierte en Bruce Wayne. «Tengo tantos complejos que solucionar que cualquiera puede salir a flote cuando estoy representando un personaje», bromea Affleck, antes de contestar con más seriedad: «Bruce Wayne es una máscara que Batman se pone, tanto como Batman lo es. Me gusta la idea de ese ritual de ponerse el traje y aparentar una imagen muy sofisticada de sí mismo, presentándose al mundo con un alter ego que no le pertenece. Me gusta la idea de que ambos, Bruce Wayne y Batman, están fastidiados mentalmente y por las noches se comportan de forma poco saludable como resultado de cicatrices psicológicas de su niñez».

Para el actor, no hay duda de que la lucha desigual entre Batman y Superman es excitante. «Existe un desequilibrio entre ambos personajes, tal vez por eso Batman ha influido tanto en el público. Por un lado, es poderoso y excitante, y al mismo tiempo es un hombre con muchos problemas, batallando sus inseguridades, su fragilidad y lo hace por su determinación. Es algo que admiro, es interesante y divertido de interpretar».

Contar con Affleck como Batman despertó la ira de los seguidores de la saga, una decisión que el director Zach Snyder ha defendido con vehemencia. «Para mí ha sido casi terrorífico aceptar este personaje, simplemente por la cantidad de actores que me han precedido representándolo, especialmente Christian Bale con sus tres brillantes películas. He participado en este proyecto con un saludable respeto por el personaje y su historia», afirma Ben Affleck.

«Batman», de Tim Burton, en ABC

Si tras el estreno de «Batman v Superman» se queda usted con ganas de más, este domingo 27 de marzo puede acudir usted a su quiosco habitual y adquirir, junto con ABC y por 1,99 euros, la película sobre el superhéroe que Tim Burton dirigió en 1989.

Aquel «Batman» interpretado por Michael Keaton, con un excepcional Jack Nicholson haciendo del Joker, cambió el cine de superhéroes para siempre. Desde entonces, nada volvió a ser igual en Hollywood. Prueba de ello es que la película de Burton, que tan solo un año antes había dirigido «Bitelchús», contó con un presupuesto de solo 35 millones de dólares, pero recaudó solo en Estados Unidos más de 250 millones. El éxito de crítica y público fue tal que en el mundo alcanzó la portentosa cifra de 411 millones.

Comentarios