ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
«Batman v. Superman»: las entrañas de los superhéroes

«Batman v. Superman»: las entrañas de los superhéroes

Así se prepararon Ben Affleck y Henry Cavill para interpretar a los superhéroes

Día 25/03/2016 - 16.27h

La cara que puso Ben Affleck cuando le dijeron de ser Batman fue las que ya no se ven. El mismo actor lo contó en el programa de Jimmy Fallon, «Late night», en la NBC: «Me llamaron y me dijeron '¿Quieres hacer esto?' y pensé ?Bueno, no tengo 25 años ¿Están seguros??», comentó el artista a quien le terminó de convencer la brillante visión del director Zack Snyder («300»). El asunto tuvo su miga por la primera reacción de la gente. Warner lo vio venir y le advirtió a Affleck de que la noticia podría levantar suspicacias y reacciones negativas entre los seguidores del murciélago (la gente del cómic es muy posesiva con los suyos). De hecho, el estudio le sugirió que se mantuviera alejado de internet durante unos días, pero el protagonista y director de «Argo» hizo caso omiso. «Soy adulto, soy muy duro», manifestó. Lo cierto es que internamente Affleck tenía sus dudas. Ya había encarnado a un superhéroe en «Daredevil» y las consecuencias fueron tan nefastas que casi arruinan su carrera. Sin embargo, fue el nombre de Snyder el que le decidió a aceptar el encargo.

Nada más firmarse el contrato y hacerse público en agosto, las redes sociales se llenaron de comentarios críticos y quejas dirigidas a Warner. Incluso hubo campañas que recogieron miles de firmas para solicitar formalmente al estudio que buscara otro candidato para encarnar a Batman. Affleck confesó que nada más publicarse su elección fue a leer la noticia. «Miré el primer comentario y decía solamente: '¡Nooooooooo!'», apuntó sin perder la sonrisa y antes de optar por seguir el consejo del estudio.

Affleck contestó metiéndose en el gimnasio. El íntimo amigo de Matt Damon tiene cierta tendencia a engordar, lo que disimula con su gran altura (mide 1,92), pero necesitaba algo más para este personaje y, sobre todo, para estar a altura de Henry Cavill, que lleva mucho tiempo haciendo el personaje de Superman y tiene un físico casi de culturista. Cavill había estado once meses metido en el gimnasio para hacer «El hombre de acero» y eso le daba ventaja. Para «Inmortales» había bajado a 77 kilos y hubo de recuperar peso para hacer Superman. Llegó a hacer series levantando pesas de 150 kilos, ganó diez kilos de masa muscular y consumió 5.000 calorías al día. Es más bajo que Affleck (1,85), pero tiene un cuerpo más cultivado. Al final, Affleck logró ganar 14 kilos de musculatura y conseguió unos abdominales aceptables. Aunque Affleck fue la primera elección de Snyder, el director reconoció que también había hablado con Josh Brolin. Christian Bale, que había sido el anterior Batman, dijo que no había conseguido redondear el papel del murciélago le hubiera gustado. Con todo, solo hubiera repetido con Nolan en la dirección, pero Nolan solo estaba en este proyecto como productor.

El aspecto físico de los actores se llevó parte de la polémica, tanto que llegó a Wonder Woman. Cuando eligieron a Gal Gadot para el papel (primero se pensó en Olga Kurylenko), las protestas arreciaron. Los espectadores la recordaban de «Fast and Furious» y la veían demasiado delgada. No fue un problema para Gadot, que sirvió dos años en el ejército israelí y estaba acostumbrada a la disciplina. Como sus compañeros, entró en el gimnasio y moldeó su cuerpo ganando peso y musculatura con suma facilidad. Tampoco el papel de Luther, encarnado por el brillante Jese Eisenberg, convencía a nadie. Se le consideraba demasiado joven y muy bajo para el papel, además de no imponer físicamente (tiene 32 años y solo mide 1,75). Lo que no produjo discusión alguna fue la elección del gran Jeremy Irons como el nuevo Alfred Pennyworth, fiel acompañante de Bruce Wayne.

Snyder llega con todo

Todo esto fue una minucia al lado de la producción de la película, que tiene todos los aditamentos para ser considerada una proyección de altísimo nivel. El elegido para dirigirlo todo fue Zack Snyder, el director de la mítica «300» y de «El hombre de acero». El director buscaba rivales para Supermán y el único que podía estar a la altura era Batman. Por otro lado Warner había estado planeando desde 2008 una película sobre la Liga de la Justicia, con varios héroes en acción. Al final, este proyecto se canceló pero se rodó «El hombre de acero», de donde saldría posteriormente este último filme de Snyder. Este decidió no hacer experimento alguno, así que se trajo a todo su equipo habitual de técnicos. Con un presupuesto de casi 300 millones de dólares, Snyder ha ido a por todas. El equipo creativo detrás de la pantalla de Snyder incluye al director de fotografía Larry Fong («300», «Watchmen») y al diseñador de producción Patrick Tatopoulos («300: El origen de un imperio»), y de su equipo de «El hombre de acero», se trajo al montador David Brenner, al diseñador de vestuario Michael Wilkinson y al supervisor de efectos visuales John «DJ» DesJardin. La música es del compositor ganador de un Oscar, Hans Zimmer («El rey león», «El hombre de acero») y Junkie XL («Mad Max: Furia en la carretera»).

La película es el comienzo de un nuevo proyecto de Warner que incluye (también con Snyder) una saga de La Liga de la Justicia dividida en dos películas, la primera rodada a continuación de «Batman vs Supermán» y la segunda para estrenarse en 2019.

«Batman», de Tim Burton, en ABC

Si tras el estreno de «Batman v Superman» se queda usted con ganas de más, este domingo 27 de marzo puede acudir usted a su quiosco habitual y adquirir, junto con ABC y por 1,99 euros, la película sobre el superhéroe que Tim Burton dirigió en 1989.

Aquel «Batman» interpretado por Michael Keaton, con un excepcional Jack Nicholson haciendo del Joker, cambió el cine de superhéroes para siempre. Desde entonces, nada volvió a ser igual en Hollywood. Prueba de ello es que la película de Burton, que tan solo un año antes había dirigido «Bitelchús», contó con un presupuesto de solo 35 millones de dólares, pero recaudó solo en Estados Unidos más de 250 millones. El éxito de crítica y público fue tal que en el mundo alcanzó la portentosa cifra de 411 millones.

Comentarios