ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
Annaud escogió actores feos para «El nombre de la rosa» buscando realismo

Annaud escogió actores feos para «El nombre de la rosa» buscando realismo

Este domingo, con ABC, llévate la versión cinematográfica de la obra cumbre de Umberto Eco

Día 04/04/2016 - 10.05h

«El nombre de la rosa», la novela de Umberto Eco, ambientada en el siglo XIV en una abadía católica ubicada en los Apeninos, se publicó en 1980. Para principios del año siguiente había vendido 300.000 ejemplares y había ganado el premio Strega. A día de hoy se calcula que se han vendido 50 millones de ejemplares. Con un éxito tan multitudinario que obligó a Eco a decir que prefería no preguntarse por las razones de su triunfo, llevarla al cine representaba una responsabilidad enorme.

Pero eso no le pesó a Jean Jacques Annaud, director de una gran maestría técnica que estaba acostumbrado a rodajes de gran coste y muy ambiciosos. Annaud consiguió enlazar con habilidad los problemas filosóficos y morales con los de un thriller de gran intensidad, dando mucho empaque al filme. La aportación de una estrella como Sean Connery fue también inestimable.

La cinta tuvo una magnífica acogida de público y crítica y solo una parte de la crítica italiana y algunos puristas (esos que piensan que todo lo que se sale del blanco y negro es una boutade) le negaron el indudable mérito que tenía llevar a la pantalla una obra tan compleja.

Los reconocimientos posteriores a la película de Annaud no dejan duda alguna sobre su valía: La película consiguió un total de 16 premios en distintos festivales y concursos internacionales, los más destacados de los cuales fueron el César de la Academia francesa en 1987 y dos Premios BAFTA británicos: uno para Sean Connery como mejor actor y otro para Hasso von Hugo por el mejor maquillaje en 1988.

El argumento gira en torno a una serie de crímenes sucedidos en la Orden de San Benito en Italia. Fray Guillermo de Baskerville (Sean Connery) es el encargado de la investigación. La trama se desarrolla en lo que Eco llegó a denominar lujuria del intelecto pues es la sed de conocimiento lo que provoca la tragedia.

A lo largo del rodaje hubo una serie de anécdotas realmente curiosas. Así Jean-Jacques Annaud admitió que escogió a los actores más feos que pudo encontrar porque quería que los personajes parecieran reales, que se parecieran a los hombres del pueblo dónde él vive. Cuando volvió a dicho pueblo, algunos de los hombres le preguntaron si de verdad él les consideraba feos como esos actores. Annaud contestó que sí.

Por otro lado, la carrera de Sean Connery estaba en un punto tan bajo que Columbia se negó a financiar el filme si Annaud decidía darle el papel de Guillermo de Baskerville, ya que se consideró que no podría hacer rentable la película. Robert de Niro hizo una audición para el papel de Guillermo de Baskerville, pero Jean Jacques Annadu rehusó esta opción porque De Niro estaba obsesionado con que hubiese un duelo auténtico de espadas entre su personaje y Bernardo Gui. Por otro lado, cuando hizo la escena del desnudo, Christian Slater sólo tenía 15 años, mientras que su compañera, Valentina Vargas, tenía 22.

Este domingo, por solo 1,99 euros, llévate la película con tu ABC

Comentarios