ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
«El héroe de Berlín»: volando sobre la miseria del racismo

«El héroe de Berlín»: volando sobre la miseria del racismo

Esta película es un drama histórico sobre los años de gloria de Jesse Owens, desde su llegada en 1933 a la Universidad Ohio State, como prometedora estrella del atletismo, hasta su gran triunfo en los Juegos Olímpico de Berlín, en 1936

Día 15/04/2016 - 11.03h

«El Héroe de Berlín es un drama histórico sobre los años de gloria de Jesse Owens, desde su llegada en 1933 a la Universidad Ohio State, como prometedora estrella del atletismo, hasta su gran triunfo en los Juegos Olímpico de Berlín, en 1936. Es el joven actor Stephan James el encargado de dar vida a Owens en esta sentimental y efectiva hagiografía de sus mejores años. «En un primer momento, cuando me ofrecieron el papel, me emocioné. Luego, al ir asimilando el reto, sucumbí al pánico ¿cómo iba a representar Owens? un hombre a quien todo el mundo conoce» admite James.

Meses antes de comenzar el rodaje, el actor canadiense empezó a ver los vídeos de YouTube que existe de Owens. «Por aquel entonces estaba rodando otra película y, en mi tiempo libre, entrenaba en la universidad de Georgia Tech y estudiaba a Jesse. Quise estar seguro de correr lo más parecido a él, con su movimiento de brazos, sus maneras, de otra forma no hubiera representado el personaje» explica.

Tras varias lesiones musculares, masajes terapéuticos y una preparación al milímetro, James consiguió su propósito, llegando a correr los 100 metros en doce segundos. «Reconozco que soy bastante rápido» dice Stephen orgulloso. «Para mí, lo más importante era acertar con su estilo. Hay varios vídeos, no muchos, de sus carreras, y, por supuesto, está Olimpia, la cinta que la directora Leni Riefenstahl hizo de los juegos de 1936. Ella se sintió muy atraída por Jesse y le grabó en muchas ocasiones» advierte James.

Cuando Jesse Owens llega a la Universidad de Ohio, descubre en el entrenador Larry Snyder al gran mentor de su carrera. Para dar vida a Snyder, el director del filme, Stephen Hopkins, eligió a Jason Sudeikis, uno de los actores más prolíficos en el Hollywood actual. «Conecté con esta historia desde que leí el guión y también porque entendí la importancia de la figura que se refleja en mi personaje.

Yo he practicado deporte en el colegio, en la universidad y sé que la influencia de un maestro puede ser muy poderosa» confiesa Sudeikis. Es su entrenador, Snyder, quien defiende a Owens del racismo rampante que habita en los vestuarios, y quien le entrega una poderosa caja de herramientas mentales al enseñarle lo que significa concentrarse lejos del ruido de las agresiones. Una metáfora sobre Estados Unidos que pone de manifiesto lo importante que es no dejarse llevar por el alboroto exterior.

«Yo no estaría casado ahora con Olivia (Wilde) sino hubiera silenciado el ruido exterior. A veces es bueno escuchar a los demás porque estás vivo, pero al final ese ruido es, para mí, la lucha que los humanos mantienen cada día consigo mismos. Tu equipaje contra tu intuición. Tus experiencias y tus miedos pueden interrumpir tu futuro y un mentor ve algo dentro de ti que te permite desprenderte de todo eso, para que puedas ver con claridad tu potencial. Yo quiero ser ese mentor para mis hijos, para mis amigos, para la gente con la que trabajo».

En un momento en que los cómicos de Hollywood se exhiben con estrépito y lascivia, la llegada de Sudeikis al estrellato es, sorprendentemente, discreta. «Me gusta tomar decisiones con intención, como yo las llamo, lo hago en cada película que decido interpretar. Vivo un momento profesional en el que puedo elegir libremente que papel quiero, decido si ser el pan o la mantequilla (se ríe)» reconoce Sudeikis.

Título incendiario

Como un puzzle, el título (en inglés) «Race» ofrece contenido definido a tres niveles; race por las carreras, race por la raza, race por la evolución de la sociedad. «Esta es una historia sobre la humanidad, cómo los Juegos de Berlín marcan un antes y un después. Hay un mensaje que va más allá de la mera competición, del sufrimiento de Jesse.

El filme nos muestra lo que hemos avanzado en estos ochenta años, pero al mismo tiempo nos enfrenta a la situación actual y lo que aun queda por cambiar» admite Sudeikis. Para el actor no cree que sea necesario esperar otros ochenta años para ver más igualdad en el país. «Tenemos un presidente afroamericano y espero que la tecnología nos permita acercarnos y entender nuestras diferencias». Para el actor, que no se muerde la lengua en sus respuestas, demostrando que no es políticamente discreto, «El Héroe de Berlín» es un filme relevante y actual.

«En los juegos de Rusia muchos deportistas se negaron a participar por la represión que existe en aquel país contra los homosexuales. Un titulo como «Race» (en inglés) es incendiario, capaz de crear diálogo sin darte un sermón. También me gusta el cinismo al final de la película, con esa escena en el hotel Waldorf Astoria, que me encanta, porque en la cara del portero ves su incomodidad al no permitir la entrada a Jesse. En mi opinión hoy en día necesitamos este diálogo ya que estamos prestándole el micrófono a mucha gente que necesita callarse porque lo único que expresan es ignorancia» termina Sudeikis en una clara referencia a Donald Trump.

Comentarios