ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .

Bollaín: «En la familia está todo, ahí crecemos y aprendemos a estar en el mundo»

«El olivo» es la metáfora de la vida, de la raíz, de lo esencial, repleta de mil matices y miradas a través de una niña, de su abuelo, su padre, su tío y de su entorno

Día 07/05/2016 - 07.32h

La nueva película de Icíar Bollaín juega con una metáfora muy fuerte, la de la tierra, la de los símbolos vitales. «El olivo» es la metáfora de la vida, de la raíz, de lo esencial, repleta de mil matices y miradas a través de una niña, de su abuelo, su padre, su tío y de su entorno. Cuenta con un excelente guión de su marido, Paul Laverty (también guionista de Ken Loach, quien estrenará este mes en Cannes su última película «I, Daniel Blake»). «Paul me ha dado una historia maravillosa. El viaje de Alma (interpretada por Anna Castillo) es tan potente, esa relación con el abuelo, con la tierra, con el tío (Javier Gutiérrez) que es una relación muy chula porque es casi de amigo pero con la diferencia generacional», nos declaró Bollaín en el Jardín Botánico de Madrid.

[Lee aquí la crítica de «El olivo»]

Todo gira alrededor de una familia, de sus relaciones y del campo, pero sobre todo alrededor de un olivo. De todo ello emanan muchas cosas. «En la familia está todo. Empieza todo. En la familia crecemos. En la familia aprendemos a estar en el mundo. Es fundamental». Y luego están las personas. «Me gusta cómo trata Paul a los personajes, porque no los clasifica entre buenos y malos. El tío y el padre de Alma han arrancado el olivo contra la voluntad del abuelo, pero les ves a día de hoy y son víctimas de las circunstancias, porque la crisis les ha dejado sin nada. Son víctimas y verdugos».

«El olivo» también tiene la fuerza de tirar para delante. Está muy presente el valor de la mujer. «A mí me gustaría ser como Alma. Además ella es muy valiente, porque no es tonta. Sabe que lo que va a hacer es una quijotada y a pesar de todo lo hace. Es lo que más me gusta. Y se tira. Eso me parece admirable. Y más en una generación a la que le hemos dejado muy pocas opciones de trabajo, de independizarse».

Perdedores

Javier Gutiérrez, que se estrena con Bollaín en el papel de Alcachofa, tío de Alma, subrayó que «lo que más me llamó la atención cuando leí el guión es que es una historia de perdedores, víctimas de esta gran estafa a la que hemos sido sometidos los ciudadanos, nos han desposeído de todos nuestros sueños. Por ejemplo, mi personaje que se ha quedado en estado de shock». Y remarca que «el cáncer de nuestra sociedad es el dinero».

Gutiérrez acaba señalando la importancia de «los abuelos, que estaban arrinconados y que han sido el soporte familiar esencial para salvar a muchas familias de la crisis.

Comentarios