ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .

«Todo es de color»: Una «road movie» con música de Triana

La cinta de Gonzalo García Pelayo, en la que participan Raimundo Amador y Gualberto, devuelven la nostalgia del mejor rock andaluz

Día 08/05/2016 - 02.30h

Los sonidos de Triana no son solo los sones de un barrio legendario. Desde mediados de los años setenta son también las notas entre rockeras y psicodélicas, con poso flamenco, que dejaron huella en una generación de jóvenes. La película «Todo es de color», de Gonzalo García Pelayo, y la banda sonora, en la que participan Raimundo Amador y Gualberto, devuelven la nostalgia del mejor rock andaluz.

En 1974 la desintegración de la dictadura daba impulso hasta para repensar las músicas. Los aires nuevos de bandas británicas como Caravan o Pink Floyd marcaron a Jesús de la Rosa, Eduardo Rodríguez Rodway y Juan José Palacios «Tele», los fundadores de Triana, que tuvieron el acierto de adaptar las nuevas tendencias musicales a la tierra que pisaban.

La película, que ahora se presenta en los cines de cerca de veinte ciudades, no es un documental ni un largo de ficción. Puede que «Todo es de color» sea una road movie motera entre el cementerio de Villaviciosa de Odón, donde descansan los dos integrantes fallecidos de Triana, y Caños de Meca, lugar en el que se celebra un emotivo concierto de homenaje a la banda.

Sin duda, la propuesta es también un musical con el rock andaluz más auténtico. Su director, Gonzalo García Pelayo, que fue el productor del primer disco de Triana, la considera «un ensayo poético». En todo caso la cinta, desconcertante e irregular a ratos y con detalles de surrealismo en otros momentos, es un ejercicio de libertad absoluta, como no podría ser de otro modo para recordar a uno de los grupos que le dieron la vuelta a la música en nuestro país.

En esa caravana musical se mezclan protagonistas de la misma historia del grupo como Javier García Pelayo, mánager del mismo y auténtico «narrador» del filme, o Eduardo Rodríguez Rodway, único miembro vivo de la banda; con actores como Natalia Rodríguez, Jorge Cadaval, de Los Morancos, o Alberto López y Alfonso Sánchez, esa pareja que dio el salto al cine desde sus sketches de YouTube.

Todo es de color, con guión y producción de Paco Millán, y cuenta también con dos de los músicos que más personalidad han dado a la música andaluza de las últimas décadas: Raimundo Amador y Gualberto. Ambos dan caché con sus aportaciones a la banda sonora (Warner) y a una de las escenas de más peso emotivo de la película, cuando interpretan «El Lago», uno de los temas más conocidos de la banda. También están presentes en el álbum Gautama del Campo y Ricardo Miño, que asimismo añaden su música sobre las notas de la banda. La inclasificable película certifica la vigencia de la propuesta de Triana, por lo que, como dice uno de los personajes, lo único que nos queda es «tener nostalgia del futuro».

Comentarios