ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
«Hemos intentado dar una justificación al racismo para remover conciencias»
Bruno Zacarías en el FIBABC

FIBABC «Hemos intentado dar una justificación al racismo para remover conciencias»

Bruno Zacarías recibió el Gran Premio del Jurado por «Los Ángeles 1991»

Día 05/07/2016 - 08.43h

Bruno Zacarías pasó como un rayo por la entrega de premios del FIBABC. Recogió el galardón principal por «Los Ángeles 1991» y casi casi desapareció. Bruno es la mitad de «Zac&Mac», un dúo de directores que, junto a su amigo Macgregor, ha conseguido ganarse la vida en Los Ángeles. Apenas han podido trabajar en España, pero su corto, una historia de racismo y venganza, sacudió el ánimo de los espectadores que han seguido esta VI Edición del festival.

- ¿Los premios se esperan?

- No importan tanto los premios como las oportunidades laborales. Que nos permita hacer de esto un largometraje, por ejemplo.

- Vuestro corto está ambientado a comienzo de los 90 pero es terriblemente actual.

- Sí, sí, basta con ver lo que ha ocurrido en Ferguson recientemente. Cogimos ese ejemplo donde el conflicto racial es más evidente, porque tienen que convivir todos en el mismo área pero en el fondo se puede trasladar a otras localizaciones, a otros países. Hay ese racismo en todas partes, pero está soterrado bajo la capa de lo políticamente correcto.

- El rodaje en Los Ángeles tuvo sus riesgos.

- Sí, la zona donde estaba la licorería era una zona bastante complicada. Había gente que te viene, que no sabe nada más y te dice simplemente que te vayas de allí. Y claro, no te pones a hacer preguntas.

- La moraleja del corto es que todos estamos hechos de lo mismo.

- Es bastante evidente sí. La moraleja es que bajo el color de la piel, el color de la sangre siempre es el mismo.

- ¿Por qué deciden contar esa historia?

- Somos fans de Horacio Altuna, el dibujante, y el corto es la adaptación de un trabajo suyo.

- ¿Les ha caído alguna crítica por ser tan nítidos en la descripción de los personajes? El blanco, el negro, el chino, el chicano...

- No, lo teníamos bastante claro. Sabíamos que jugábamos con esos estereotipos. Queríamos buscar un poco la polémica, intentar como dar la razón al racista, encontrar aquellos argumentos que los racistas utilizan. Intentamos dar una justificación a ese racismo, aunque no debería haber ninguna, para remover conciencias.

- Sorprenden para bien los actores de «Los Ángeles 1991».

- Sí, los actores americanos son muy profesionales. Se les puede «putear». Las condiciones de trabajo pueden ser muy malas, pero ellos no ponen ninguna queja. No hay tanto ese espíritu bohemio, esto sí lo puedo decir, de los actores de aquí [de España]. Hay un segmento de gente que es como muy bohemia. Allí es como un trabajo y aquí es como «Estamos haciendo arte». Esa es la diferencia. En el anterior corto, «Uyuni», una chica era violada sobre un suelo de sal dura, que era como lija. Ella estaba con las piernas al aire y acabó sangrando. Era un toma tras otra, un travelling largo, lento. Esta chica terminó con las rodillas fatal y no se le oía una palabra de queja. Y así con todos los demás.

- En un coloquio anterior le oí decir que en Los Ángeles montas un casting y en cuestión de horas tienes una calle entera llena de gente.

- Hay esa facilidad sí. Una cosa es trabajar y otra es encontrar trabajo. Es decir, si yo tengo que montar un casting tengo muchos más actores que aquí. Porque allí hay miles y aquí hay cientos. Y también es cierto que allí todo está mucho más profesionalizado. A mí me da la sensación de que aquello es una industria y que aquí no hay esa industria como tal. Para los actores el tema de los sindicatos es un poco más complicado. Tienes que pertenecer a un sindicato y para pertenecer a un sindicato tienes que trabajar. Es un poco la pescadilla que se muerde la cola. Es decir, si no trabajas no puedes pertenecer a un sindicato, pero si no te dan esa oportunidad... Pues hasta que rompes esa barrera te puede costar muchísimo. Hay mucho índice de fracaso, actores que acaban trabajando de camarero.

- ¿Y los directores? ¿Qué diferencias ve entre España y Los Ángeles?

- No hemos trabajado tanto en España como para opinar. El mundo corto aquí lo trabajas en plan guerrilla. No puedo comparar. Allí todo está muy organizado.

Comentarios