ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
Los hermanos Dardenne pueden dar la sorpresa y no ganar nada en Cannes

Los hermanos Dardenne pueden dar la sorpresa y no ganar nada en Cannes

Su película, «La fille inconnue», sin apenas pulso, se desvanecía frente a la potente filipina «Ma' Rosa», de Brillante Mendoza

Día 18/05/2016 - 18.30h

Los cineastas belgas y hermanos Jean Pierre y Luc Dardenne son aquí en Cannes lo que Curro en Sevilla. Han llegado y besado el santo tantas veces que ahora la noticia es que con esta película, «La fille inconnue», tienen toda la pinta de no comerse una rosca. No es una mala película, pero tiene tanto interés como mi dinero en el banco, y dura casi dos horas, pero eso un tartamudo lo cuenta en diez minutos. Un buen personaje, una joven doctora, y sus pesquisas livianas para descubrir quién es una chica muerta a la que sin ser consciente de ello no atendió en su consulta momentos antes?

Está tan cerca del «thriller» y la intriga como pueden estar los hermanos Dardenne, es decir a mil millas, y la cosa consiste en seguir con la cámara los desplazamientos de la actriz Adèle Haenel y su exquisita atención a sus pacientes, y en notar toda la sutileza con la que lleva su complejo de culpa por no haber atendido a la joven desconocida. La trama, aunque intenta retorcerse, no provoca más agitación que la que provocaría subir tres escaloncillos, pero, afortunadamente para el párpado superior (que lucha contra la ley de la gravedad para no descargar su peso contra el inferior) un personaje pega tal grito, a la hora o así, que el ojo deja de ver la pantalla panorámica y vuelve a su cuadrado normal. Puesto que el grito no tiene mayor función dramática, es evidente que los Dardenne lo usan como bocinazo. Se puede añadir sobre «La fille inconnue» que es una película absolutamente acorde con la filmografía de los Dardenne, con un currículo aquí en Cannes que ya lo quisiera John Ford.

Mucho mejor, más chocante, más furiosa y rápida fue la del filipino Brillante Mendoza, «Ma? Rosa», un dibujo a mano alzada sobre el horror en una barriada de Manila en la que una mujer y su marido son apresados (raptados) por la policía local porque trafican con droga tras la tapadera de un tenderete de chucherías, mientras que sus tres hijos han de encontrar el dinero para liberarlos de la extorsión policial. Dibujo a mano alzada porque Mendoza la rueda a su estilo, es decir con la cámara más o menos en la posición que un agricultor llevaría un melón en el costadillo?

La imagen es sucia, temblorosa, con el movimiento y el foco de vaivén, que es precisamente como mejor se respira ese revoltijo humano lleno de agresividad y corrupción de la ciudad. Hay momentos muy «brillante» de violencia, humedad y suciedad física y moral, y una permanente sensación de fatalidad, resignación y de renuncia a la dignidad. «Ma? Rosa» tiene su interés cinematográfico, pero lo que no da son muchas ganas de irse una temporadita a Manila con los chiquillos.

Comentarios