ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
Winding Refn logra con «The Neon Demon» el mayor abucheo de la historia de Cannes

Winding Refn logra con «The Neon Demon» el mayor abucheo de la historia de Cannes

Templado recibimiento en el festival de la nueva de Javier Bardem y Charlize Theron, dirigidos por Sean Penn

Día 20/05/2016 - 17.51h

La penúltima andanada de películas a competición traía varias sorpresas; la mejor de ellas era la presencia de Javier Bardem como protagonista, junto a Charlize Theron, de la película de Sean Penn, «The last face», y la peor, fue el impresionante abucheo a «The Neon Demon», lo último de Nicolas Winding Refn, que ganó hace cinco años aquí en Cannes el premio al mejor director con «Drive». El abucheo en un pase para críticos y medios de comunicación no parece la solución más oportuna y elegante, pues se supone que tienen a su alcance otros medios para expresar su opinión (algo) menos zafios, aunque hay que reconocer que, en este mundo en el que todo quisque quiere dar su veredicto a lo que sea y lo más rápido posible, el film de Winding Refn pedía a gritos condena inmediata.

No hubo tampoco grandes palmadas para Sean Penn, pues «The last face» utiliza una fórmula ya despejada mil veces por el cine para hablar del amor y de la guerra, y el bienintencionado director combina sin descubrir nada nuevo la dureza y la cursilería. La historia transcurre en tres tiempos y en el avispero de África y cuenta la entrega profesional y sentimental de dos médicos de una organización de ayuda humanitaria, Javier Bardem y Charlize Theron, que viven momentos de horror y desesperación aliviados por otros de pasión amorosa y miradas balsámicas, y «juegan a los médicos».

Hay escenas deslumbrantes, como la del parto en plena selva, y las hay sobrecogedoras, como la de los salvajes guerrilleros que quieren obligar a un niño a dispararle a su propio padre, y las hay también de atardecer africano, de respiración sudorosa y mosquitera blanca al trasluz, y las hay también de «te quiero, nos queremos, pero?». Bardem se cree su papel, sabe ser ese Miguel que quiere salvar el mundo cosiendo heridas a campo abierto, y Charlize Theron le regala a su ex pareja Sean Penn todo su absoluto poder de absorción de la cámara, y el otro punto de vista de su película para salvar el mundo: llevándoles el problema a los políticos occidentales. Da la impresión de que Sean Penn lo quiere todo, el plano general de la barbarie, el plano ideológico del insuficiente esfuerzo occidental para atajarla, el plano íntimo de la florecilla del amor brotando entre la insoportable crueldad (esa escena arriesgada, pero eficaz, de cepillarse ferozmente los dientes antes de comerse el uno al otro?), pero no liga bien todas sus intenciones, o al menos no las liga sin quitarle a uno la impresión de que ha visto todo eso muchas veces, y algunas de ellas mejor.

De todos modos, «The last face» era una obra maestra vista después de la de Nicolas Winding Refn, un monumental extravío que tiene al menos la virtud de ir a peor con una constancia digna de estudio. «The Neon Demon» es una reflexión algo infantil sobre la belleza femenina, su influencia irresistible y la maldad o la fatalidad que atrae. Cuenta la historia de Jesse, una joven que llega a Los Angeles para ser modelo, algo que consigue con enorme facilidad porque emite efluvios como de corazoncitos rosas que hipnotizan a todo el mundo? Jesse es Elle Fanning, realmente guapa, pero el guión la somete a todo tipo de estupideces hasta que llega a una segunda parte donde el bochorno es general (si encienden en ese momento las luces de la sala, todo el mundo con las mejillas rojas de la vergüenza), la trama se cree que es un «thriller» y aquello termina como el rosario de la aurora. Winding Refn ya ha dado muestras suficientes como para pensar que lo de su maravillosa película «Drive» fue eso que se suele decir en el cine de malotes: «que parezca un accidente».

Comentarios