ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
Amenazan con sentar en el banquillo de los acusados a Leonardo DiCaprio por «El Lobo de Wall Street»

Amenazan con sentar en el banquillo de los acusados a Leonardo DiCaprio por «El Lobo de Wall Street»

Andrew Greene, uno de los miembros reales de la manada de Jordan Belfort, demandó a Paramount por presentarle como un «drogadicto, degenerado y depravado»

Día 16/06/2016 - 11.34h

Andrew Greene, uno de los componentes reales de la manada de «El lobo de Wall Street», lleva un par de años peleando por restituir su imagen y recibir una indemnización de 25 millones dólares. Para ello, interpuso una demanda contra Paramount Pictures por difamación. Martin Scorsese, el director, y Terrence Winter, el guionista, ya han comparecido en las vistas del juicio, pero parece que Greene no va a descansar hasta que Leonardo DiCaprio se siente en el banquillo. Por eso está exigiendo directamente al juez que el protagonista sea el próximo en presentarse en los juzgados.

Greene, que trabajó para Stratton Oakmont, la empresa fundada por Jordan Belfort, defendía en la denuncia que su reputación había quedado seriamente dañada tras el estreno del filme en 2013. A su personaje, interpretado por el actor P.J. Byrne, se le cambió de nombre por Nicky Koskoff, alias «el mocoso», pero aparecía retratado como uno de los colegas más cercanos del personaje de DiCaprio. También uno de los más activos en las muchas juergas y orgías que se corren en las casi tres horas de película.

El fuera jefe de finanzas corporativas de Stratton Oakmont, entre 1993 y 1996, «es retratado como un criminal, drogadicto, degenerado, depravado y carente de toda moral o ética», decía la demanda, que recordaba algunas de los escenas protagonizadas por el personaje, como aquella en el que le afeita la cabeza a una mujer a la que DiCaprio le ofrecía 10.000 dólares. «El señor Greene estará permanentemente vinculado a los crímenes y al comportamiento repugnante que se retrata en la película, a pesar de nunca ha sido entrevistado, cuestionado, acusado, encarcelado o, incluso, detenido por la conducta ilícita y despreciable que muestra el filme», añadía.

Muy ocupado

El protagonista de «El lobo de Wall Street», que también es productor de la película a través de Appian Way, ha alegado en todas las ocasiones estar muy ocupado para acudir a los juzgados. Sin embargo, el equipo de abogados de Green, que aún se dedica a la banca y que jamás estuvo implicado en los delitos de blanqueo de dinero que se presentan en el largometraje, aseguran estar dispuestos si hace falta a desplazarse a Los Ángeles para conseguir sus declaraciones.

La defensa de Paramount se defiende alegando que el personaje de Koskoff es una síntesis de numerosas personas de la vida real y no únicamente una traslación de Greene. Sin embargo, la jueza de Long Island concluyó que todo aquel que conozca al demandante percibirá las semejanzas entre él y el susodicho personaje. Esa fue la razón por la encontró una base para acusarlos de un delito de «libelo por ficción».

En 2103, el filme fue un éxito de critica y público con más de 336 millones de dólares de recaudación en todo el mundo. Scorsese obtuvo cinco nominaciones al Oscar: mejor película, mejor director, mejor actor de reparto, mejor guión adaptado y mejor actor principal para DiCaprio. Finalmente no se lo llevó, pero tampoco se sentó en el banquillo. Y parece que el caso no estará resuelto hasta queesto ocurra.

Comentarios