ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
Jean Paul Rappeneau: «Quería hablar de la ruptura»

Jean Paul Rappeneau: «Quería hablar de la ruptura»

El director vuelve al cine con «Grandes familias», una comedia en la que, sin embargo, habla «de una herida de antaño. Y de reparar ese daño»

Día 17/06/2016 - 00.48h

Desde 2003 no estrenaba película. Entonces con «Bon Voyage» contó con la ayuda del escritor Patrick Modiano (premio Nobel de Literatura) para escribir el guión. De quién dice que le ha dado «ambiciones más novelescas, cambiaba mi manera de escribir. Le tenía enfrente de mí y era como una novela a sí mismo. Algo muy estimulante» nos confiesa en una visita a Madrid para presentar su última película, la comedia «Grandes familias» que se estrena este fin de semana en toda España, con un reparto liderado por Mathieu Amalric, Marine Vacht y Gilles Lellouche.

No ha sido un director y guionista muy prolífico. Pero no por ello deja de ser un clásico del cine francés. Su mayor logro fue adaptar al cine «Cyrano de Bergerac» de Edmond Rostand. Natural de Auxerre, de la Borgoña. Ha vuelto a su tierra de origen, para tratar los asuntos de la familia. «Quería hablar de mi historia de ruptura con mi padre cuando con 17 años decido irme a París. En el fondo lo cuento por primera vez, desde la fantasía y con mi estilo. Hablo de una herida de antaño. Y de reparar ese daño». También le inspiró la segunda familia desconocida del presidente francés François Mitterrand, que se desveló cuando éste falleció. «Es también una película sobre el regreso: a mi lugar de origen y al cine». Y además cuenta historias políticas, inmobiliarias y de notarios, que tienen su correlato con la realidad: sus tres compañeros de guardería se dedicaron a esas tres profesiones.

Louie Malle fue su maestro, le motivó a escribir y dirigir sus propias películas. «Si me acuerdo de algo de él, es de su energía sin pausa, nunca estaba en reposo. También alguien al que admiro, muy importante para mí en la escritura, es Jean Claude Carrière, un hispanista e hispanófilo, y de quién podemos decir que es un hijo de Luis Buñuel. Es él quien me ayudó a adaptar Cyrano al cine. A introducir al cine esa obra clásica y antigua. También conté con él en «El húsar sobre el tejado», y en «Bon Voyage» hizo una parte los diálogos».

Descubrió a Marine Vacht tras ver «Joven y bonita» de François Ozon. «Jean Renoir decía que »el cine está ahí para hacer cosas bonitas con mujeres bonitas. «Es una suerte rodar con mujeres bonitas. Tuve el privilegio de rodar con Catherine Deneuve hace tiempo, con Isabelle Adjani o Juliette Binoche. Y ahora con Marine», confiesa.

Comentarios