ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
La escalofriante historia real en la que se basa «Expediente Warren 2»
Fotograma de la película «Expediente Warren: El caso Enfield»

La escalofriante historia real en la que se basa «Expediente Warren 2»

Los sucesos extraños y sobrenaturales sucedieron en la localidad de Enfield (Inglaterra)

Día 20/06/2016 - 17.43h

Es innegable que los responsables de la película «Expediente Warren 2» se han tomado algunas licencias a la hora de plasmar el caso real en la gran pantalla. Pero, aún así, si escarbamos en el conocido poltergeist de Enfield, seguimos encontrando una experiencia absolutamente terrorífica.

Todo comenzó en agosto de 1977 en Inglaterra, en la localidad de Enfield, donde Peggy Hodgson se mudó con sus cuatro hijos a una casa que albergaba una oscura energía. Una de las hijas de la familia, Janet Hodgson de 11 años, y su hermano Johnny, de 10, empezaron a notar cómo sus camas se movían y a escuchar ruidos en el inmueble.

Una noche Janet fue sacada de manera violenta de la cama. «Estaba en la cama y sentí unas manos frías, como una especie de fuerza, tirando de mí hacia fuera», afirmó la niña en una entrevista de 2012. Una instantánea logró incluso capturar este momento pero ya entonces muchos creyeron que era falsa debido a lo cerca que está la joven de la cama.

El poltergeist de Enfield

Estos extraños y sobrenaturales acontecimientos provocaron que el reportero Doug Bence y el fotógrafo Graham Morris de «The Daily Mirror» se presentaran en la casa para documentar los hechos. Décadas después, en una entrevista concedida al propio periódico en 2015, el perodista recuerda que cuando entró en la casa, un bloque de Lego le golpeó la cabeza. «Era como un campo de cricket», afirmó.

A partir de estos episodios, la familia Hodgson asumió que en su vivienda habitaba una energía inexplicable que provocaba el caos, y que necesitaban la ayuda de un experto. Era tan solo el comienzo de su calvario. El primero en acudir fue Maurice Grosse, miembro de la Society for Psychical Research, grupo dedicado a investigar casos paranormales.

Durante seis meses, él y su compañero Guy Lyon Playfair investigaron los fenómenos en el hogar Hodgson, llegando a denominar a esa extraña fuerza como el poltergeist de Enfield. Registraron sucesos extraños de muy diversa naturaleza como sofás levitando, camas y mesas dándose la vuelta, tazas que se llenaban de agua o guantes de cocina que ardían solos.

Janet, poseída por Bill Wilkins

Pero, el fenómeno más sobrenatural lo vivió la propia Janet, que tras el suceso de la cama aseguraba que un hombre llamado Bill hablaba a través de ella. La joven decía que se trataba de un hombre ciego que había muerto de una hemorragia en la misma habitación de la casa. Investigaciones posteriores confirmaron la muerte en aquel lugar de un hombre llamado Bill Wilkins.

En las grabaciones se puede escuchar una voz ronca y escalofriante, incluso con la boca de Janet cerrada. En este punto, los escépticos afirmaban que todo sigue siendo parte del truco, que la joven era experta en ventroloquia. «Era como si algo estuviera detrás de mí todo el tiempo. Ellos hicieron todo tipo de pruebas, incluso me llenaron la boca de agua pero todavía se escuchaba aquella voz», explicó Janet.

Como resultado de esta «actividad poltergeist», Janet fue apodada como «la niña fantasma» y a su hermano Johnny le escupían por la calle al grito de «el niño freak de la casa encantada».

El infierno de la familia continuó durante varios meses y cuentan los informes que los fenómenos en la casa solo disminuyeron su actividad cuando en 1978 un cura acudió hasta allí. Sin embargo, los sucesos extraños no desaparecieron por completo.

Janet fue de aquella casa a los 16 años y se casó joven, pero lo allí vivido siempre permanecerá con ella. «Fue un caso extraordinario. Es uno de los casos más reconocidos de actividad paranormal en el mundo. Sin embargo, para mí, fue bastante intimidante. Creo que realmente me marcaron, las actividades, la atención de periódicos, todas esas personas dentro y fuera de la casa. No fue una infancia normal», afirmó en una entrevista.

Una nueva familia

Tras la muerte en 2003 de Peggy, la familia Hodgson dejó paso a los Bennet, que tan solo aguantaron dos meses antes de abandonar la casa.

El poltergeist, recuerda Janet, «estaba mucho más tranquilo que cuando era una niña, pero siempre estará ahí. Vivía de mí, de mi energía. Llámame loca si quieres».

Este caso paralizó a Inglaterra a finales de los setenta. Y no fueron pocas las voces de los escépticos que denunciaron que todo era un burdo montaje. Una de las más contundentes fue la académica Anita Gregory que no dudó en afirmar que las pruebas reunidas en la casa era «cuestionables, muy exageradas y patéticas».

Y lo cierto es que fue así. En una entrevista con «The Telegraph», en mayo de 2015, Janet confirmó que ella y su hermano se habían inventado algunas de las historias, dejando claro, eso sí, que fue siempre para apaciguar a la opinión pública.

Comentarios