ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
Ed Skrein: «La vida consiste en disfrutar del dolor»

Ed Skrein: «La vida consiste en disfrutar del dolor»

El actor da vida al villano de «Deadpool», una original y atípica película de superhéroes

Día 21/06/2016 - 03.41h

Cambios de registro, diferentes métodos y mucho esfuerzo. Son muchos los actores que se llevan algo de los personajes a los que caracterizan, y con menos frecuencia, trasluce algo de su carácter en pantalla. Ed Skrein (Londres, 1983) alterna entre villanos, mercenarios y lo que le echen encima; pero siempre saca a relucir ese toque travieso implícito en su sonrisa ladeada. Aborda los diferentes proyectos como una forma de crecer como intérprete, pero sobre todo como persona, y cada día que se sumerge en un nuevo trabajo se siente «como el primer día de colegio, nervioso pero también entusiasmado».

En «Deadpool» interpreta al bellaco, aunque esta atípica película de superhéroes no sigue las reglas básicas de los cómics que dan el salto a la gran pantalla, va más allá. El actor, que da vida a Ajax, se deshace en halagos hacia su director y Ryan Reynolds, el antihéroe que se pone las mallas rojas del protagonista.

Movido por la clásica idea que ha rondado al género de convertir a quienes sea posible en superhombres con poderes, su Ajax convierte a Deadpool en un ser casi imbatible, una especie de boomerang que se le vuelve en contra al no contar con su imprevisible forma de ser. Porque Deadpool es un héroe, uno que no quiere serlo. Enfundado en su traje, tiene propiedades curativas, y una agilidad sobrehumana que le permite sortear balas y cortar cabezas con sus katanas. Es un paladín con buen corazón y maneras burdas, cuyo sentido del humor y carisma se adueñan de un original filme que huye del estereotipo de las clásicas películas de superhéroes que se han convertido en el pan de cada día para muchos aficionados al género.

«Deadpool es una película necesaria y oportuna a varios niveles porque permite aportar nuevas voces con las que es fundamental contar en este mundillo. Una película que me ha permitido crecer como actor», confiesa a ABC por vía telefónica. Asegura Skrein que su personaje es complejo, «con diferentes aristas y al que le mueven cosas menos simples que al típico villano». A pesar de la admiración que profesa por la forma en que los responsables del filme han dibujado al antagonista, el actor británico se distancia de su carácter, que no le gustaría compartir en la vida real. Por eso no le gustaría tener el poder de no sentir dolor frente a golpes, y prefiere «su vida, una vida normal», porque «la vida consiste en disfrutar del dolor, en aprender a enfrentarse a los altibajos, a los momentos buenos y malos».

Una de las cosas que más le gustan de su trabajo es experimentar esa química tan impredecible que surge en ocasiones entre actores y, por supuesto, la posibilidad que le ofrece su oficio de poder compartir algún día créditos con Jack Nicholson o Mads Mikkelsen, a los que admira.

Un visto y no visto en «Juego de tronos»

Humilde desde el auricular, huye de polémicas cuando se le recuerda su papel en la gran baza de la HBO, Juego de tronos. Su personaje todavía continúa rondando la trama de la Madre de Dragones, aunque el actor que le da vida ha cambiado notablemente de aspecto. Skrein se metió en la piel de Daario Naharis durante los últimos tres capítulos en la tercera temporada pero, desde entonces, Michiel Huisman se ha adueñado de su papel. «Siempre hay miles de razones detrás de cada situación y no siempre sientan igual dentro que fuera. Eso sí, echo la vista atrás y guardo grandes recuerdos de mi tiempo en el set, creo que es una serie magnífica», reconoce.

Con más tablas en el séptimo arte y sin perder de vista Deadpool, el enésimo británico en dar el salto a Hollywood ya divisa en el horizonte su nuevo proyecto, junto Natalie Dormer, antigua compañera en la adaptación televisiva de George R. R. Martin. «'In Darkness' es una película excitante, con personas magníficas. El guión es muy inteligente y me siento muy afortunado por volver a coincidir con gente tan buena como Natalie».

Comentarios