ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
Crítica de «The Program» (**): Sorpresa ante la sorpresa

Crítica de «The Program» (**): Sorpresa ante la sorpresa

El relato de una de las mayores trampas del deporte moderno, protagonizado por Lance Armstrong, es lo que retrata, o lo intenta, Stephen Frears

Día 22/06/2016 - 09.16h

El relato de una de las mayores trampas del deporte moderno, protagonizado por Lance Armstrong, es lo que retrata, o lo intenta, Stephen Frears. Es curioso que un tipo tan curtido como él, se quede tan corto y fotografíe, sí, casi a foto fija, lo sucedido. Salvando la excelente interpretación de Ben Foster, el filme aporta muy poco. Todo lo que hace Frears es un relato de los hechos sin más, sin profundidad, sin entrar de lleno en lo que pasó por la cabeza del tramposo, así que todo queda en una cronología de hechos sin apenas alma.

Puestos a esto, uno no tiene más remedio que recordar «La bicicleta de Ghislain Lambert», que trataba el mismo tema y lo hacía con muchísimo más cine y una larga cuerda que cortar. Por otro lado, lo que nunca se ha comprendido, y que se reflejaba perfectamente en la película belga, es que el mundo se sorprenda de lo sucedido cuando era algo que estaba claro cristalino. No se puede hacer ese esfuerzo sobrehumano de hacer 300 kilómetros montaña arriba, montaña abajao, sin más. Y ya se lo decían a Lambert: «Todos se drogan, y si tú no lo haces quedarás para llevar el agua». Así que, nunca mejor dicho, todo estaba (y está) más claro que el agua.

Comentarios