ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
La industria del cine critica que las ayudas en España no lleguen al 10% de las de Alemania

La industria del cine critica que las ayudas en España no lleguen al 10% de las de Alemania

Expertos del sector analizan el carácter «coyuntural» de unos fondos que en Francia llegan a los 500 millones de euros, por los 36 que destina el Gobierno español

Día 29/06/2016 - 10.14h

«El sector público no reacciona y el privado esta empezando a ser muy activo». Así de tajante ha sido Fernando Labrada, coordinador del informe que ha resultado del «IV Seminario de la industria audiovisual y la propiedad intelectual», en el que cerca de 25 expertos del sector del cine han criticado el carácter «coyuntural» del modelo de ayudas español y el «bajo nivel» de las cuantías en comparación con los países de entorno.

Según reflejan las conclusiones, España posee uno de los Fondos de ayudas públicas al cine más bajos de toda Europa. No llega ni al 10% de los 360 millones de euros que destina el Gobierno alemán al séptimo arte. Menos de 36 millones, una cifra prácticamente anecdótica si la comparamos con las de otros Estados como Italia, donde llega hasta los 400 millones, y Francia, que se sitúa a la cabeza de Europa con 500. «España necesita una acción más fuerte del sector y también un mayor apoyo del Estado», aseguró José María Otero, codirector del seminario junto a Fernando Rodríguez Lafuente, exdirector de «El Cultural» de ABC, que se ha mostrado aún más tajante en su análisis de la situación: «Lo mejor que puede hacer el futuro Gobierno es molestar lo menos posible y facilitar la llegada de la inversión privada».

Según los datos presentado por el Instituto de Cine (ICAA) en marzo, ocho de las diez películas españolas más vistas en 2015 fueron financiadas por televisiones privadas, confirmando una tendencia al alza en los últimos 5 años. De los 118 títulos estrenados en las salas durante el año pasado, 94 tuvieron algún apoyo por parte de las televisiones, públicas o privadas. Sin embargo, son las segundas las que lograron mayor rentabilidad, como demuestran filmes de gran éxito de taquilla como «Ocho apellidos catalanes», «Atrapa la bandera» y «Regresión», de la factoría de Telecinco, o «Perdiendo el norte», «Ahora o nunca», «Palmeras en la nieve» y «El desconocido», de Atresmedia. «Si no hay financiación es imposible producir. Solo podría hacerlo muy poca gente, pero no solo aquí, en cualquier parte de la Unión Europa», comentó a ABC Enrique Cerezo, presidente de la Entidad De Gestión De Derechos Audiovisuales (Egeda), patrocinadora de este seminario organizado por la Fundación Ortega y Gasset-Gregorio Marañón (FOM).

Piratería, unas cifras «espeluznantes»

En esta ocasión, los debates han vuelto a sus orígenes, a la primera edición, para analizar cinco ejes fundamentales del sector: la financiación, la producción y el mercado iberoamericano, la ya citada participación de las televisiones en la financiación de películas y, por último, la reforma de la propiedad intelectual con el problema de la piratería de fondo. «Un punto muy importante este último al que le hemos dedicado mucho tiempo en el seminario», confesó Ladrada.

«Es un problema del sector audiovisual desde hace 30 años, no de ahora, pero la tecnología avanza a un ritmo impresionante y, con ella, también la piratería», defendió Cerezo, que calificó este fenómeno como «un mal incontrolable que sólo se puede intentar reducir, ya no digo eliminar, gracias al esfuerzo de los particulares». «La gente se sigue bajando películas, cree que es algo normal, porque no les hemos educado en la idea de que el que lo hace está robando a mucha gente. Las cifras de la piratería son espeluznantes, a mí me sobrepasan», añadió.

Según el último informe de marzo de la Coalición de Creadores, «la piratería digital no remite». Sigue batiendo récords en España: el 87,48% de todos los contenidos consumidos en 2015 eran ilegales y el porcentaje de consumidores que accedió ilícitamente a contenidos en internet subió desde el 58% registrado en 2014 hasta el 63% el año pasado.

«Un programa a medio plazo»

El objetivo de las doce conclusiones presentadas por el «IV Seminario de la industria audiovisual y la propiedad intelectual», tan solo dos días después de las elecciones generales, son, según Otero, «establecer un programa a medio plazo para que pueda existir en España una industria fuerte en la que se desarrolle la creatividad y en la que, también, exista una seguridad en el empleo, tal y como sucede en países como Francia, Italia, Alemania o Estados Unidos».

Para Rodríguez Lafuente otro de los puntos importantes para entender los desafíos que presenta la industria del cine es entender la importancia que para el cine, la cultura y la economía tiene el español. Un idioma que hablan más de 500 millones de personas en el mundo y que el codirector del seminario califica como «el petróleo de la sociedad que lo usa». «A pesar de los muchos esfuerzos que han llevado a cabo los diferentes gobiernos españoles -explica-, el conjunto de los sectores públicos y privados no son todavía conscientes del enorme importancia que tiene nuestra lengia desde el punto de vista del PIB y del valor económico extraordinario que representa».

Por eso defiende que el cine y el sector audiovisual español se conviertan en un asunto de Estado y que el Gobierno lo introduzca en las agendas de las cumbres iberoamericanas. «Si los que vienen a gobernar son conscientes del petróleo que es el idioma español, que les ha caído del cielo, y no se meten en líos ridículos con el mundo del cine, podemos alcanzar el lugar que nos corresponde por el número de hablantes y por nuestro nivel económico».

Comentarios