ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
Roland Emmerich: «Quería a Will Smith en 'Independence Day 2', pero él tenía conflictos profesionales»

Roland Emmerich: «Quería a Will Smith en 'Independence Day 2', pero él tenía conflictos profesionales»

El director y los protagonista de la cinta, Liam Hemsworth y Jeff Goldblum, cuentan todo lo referente este «contraataque» de alienígenas

Día 01/07/2016 - 10.36h

Dos décadas atrás un ataque alienígena fue repelido por David Levingson, a quien interpretaba Jeff Goldblum, un brillante científico que supo cómo enviar un virus al espacio. Para asistirle contaba entonces con la ayuda de un piloto, Will Smith, y del presidente de Estados Unidos Tom Whitmore, Bill Pullman.

La tierra ha vivido en paz desde entonces, pero Roland Emmerich necesitaba regresar a este universo de humanos contra extraterrestres en «Independence Day 2: Contraataque». «Han sido veinte años leyendo guiones, buscando cual sería la historia adecuada. Es cierto que siempre me he negado a hacer secuelas de mis películas, no me gustan, pero en este caso lo veo como un nuevo capítulo de una saga», explica el director alemán.

Cuando los alienes aparecen en «Independence Day 2: Contraataque» la gran pregunta que todos se hacen es ¿quién va a detenerles? Sin Will Smith, que se negó por conflictos profesionales, Emmerich se enfrentó a dos posibles versiones. «Tenía dos guiones escritos, uno con Will y otro sin él. La realidad es que yo quería contar con su presencia, llegué a cambiar las fechas de rodaje. Pero el filme que Will iba a grabar se retrasó y yo no podía esperar más», admite Roland.

Una presidenta mujer

Es el hijo del piloto, Dylan Hiller, interpretado por Jessie T. Usher, quien se pone ahora a los mandos del avión. Como no tiene la personalidad paterna, la presidenta Sela Ward, un detalle del cineasta alemán convertirla en mujer, termina confiando en el rebelde Jake Morrison, a quien da vida Liam Hemsworth. «Mi personaje tiene más ego que yo, se toma a sí mismo mucho más en serio. Al principio del filme le vemos pilotando en la luna, trabajando, y por culpa de su actitud se ve involucrado en una serie de problemas que le obligan a vivir apartado», explica el australiano.

Hemsworth bromea diciendo que le hubiera gustado haber rodado «Independence Day» con su hermano Chris. «De cachondeo siempre decimos que queremos trabajar juntos, sería muy divertido hacer una película con Chris y Luke, burlarnos uno del otro. Pero realmente no creo que suceda pronto porque Chris tiene su agenda cerrada para los próximos dos años. Espero que lo considere en el futuro», admite con admiración

Al final, en resumen, le tocara a Goldblum salvar otra vez el filme y la tierra. «Siempre es divertido regresar a las ordines de Roland Emmerich porque sus películas son grandes eventos. El público tiene hambre por este tipo de filmes y yo tengo un niño en casa que alimentar», reconoce el veterano actor. Cuando le pregunto su secreto para mantenerse joven, Goldblum confiesa no tener ninguno. «Me acuesto temprano, hago yoga, toco jazz con mi grupo todos los miércoles en un local de Los Ángeles y cuido a mi hijo». Charlie, el bebe que Goldblum ha tenido pasados los sesenta, nació el cuatro de julio de hace un año, precisamente el día de la Independencia. «Creo que él es mi secreto. Ha llegado el momento en que la gente se dé cuenta lo importante que es estar unidos contra un enemigo común. Esa es la única forma en que podremos salvar a la humanidad» termina Goldblum.

«Independence Day 2: Contraataque» parece un cinematográfico gazpacho veraniego donde, en su enormidad (firma inconfundible de Emmerich), caben acción, efectos especiales, humor, drama, política y relaciones sentimentales. «Mi película es un espectáculo a gran escala. Siempre he sido creyente de las ideas originales, es algo que repito constantemente a los jóvenes cineastas que vienen a preguntarme. «Independence Day 2: Contraataque» es ciencia ficción con efectos especiales y que nadie diga lo contrario» repite el realizador. A Emmerich no le da miedo abrazar clichés, mientras otros directores huyen de los filmes comerciales de los noventa, él abraza esa vieja escuela sin ningún tipo de temor. «A mí no me gustan las películas de súper héroes, creo que cualquiera de nosotros puede convertirse en un héroe y eso se refleja en la narrativa de mis filmes».

Comentarios