ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
George Clooney: «Vivimos en un gran desastre»
George Clooney en su última película, «Money monster»

George Clooney: «Vivimos en un gran desastre»

El protagonista de «Money monster» habla sobre los males del periodismo a raíz de su última película

Día 08/08/2016 - 08.18h

Parece ser tendencia en Hollywood eso de convertir en sátira los pocos escrúpulos del mundo financiero. Lo vimos el año pasado en «Big Short» y lo volvemos a encontrar en «Money Monster». La cinta entra en las tripas de un programa de televisión, donde la información se convierte en sensacionalismo. Tras las cáramas, por cuarta ocasión en su carrera, la cineasta Jodie Foster demuestra su talento para el suspense. El protagonista de la ficción es Lee Gates, a quien dramatiza en la realidad George Clooney, un comentador económico que se llama a sí mismo Money Monster. «Creo que sería injusto hacer una crítica generalizada del periodismo. Yo he crecido en ese universo, mi padre es periodista, no todos los informadores son iguales. Me interesó interpretar a este hombre seguro de sí mismo que confunde periodismo con entretenimiento y de pronto se da cuenta de su error», reconoce Clooney.

«Money Monster» muestra cómo las noticias dejaron de ser noticias para transformarse en entretenimiento. «Cuando las noticias se convirtieron en pérdidas los inversores se inventaron una forma de ganar dinero con ellas, reinventándolas como entretenimiento», advierte Clooney. El actor y productor del filme habló alto y claro en la Croisette del festival de Cannes sobre la situación política del mundo, criticando a aquellos que apoyan a Donald Trump.«No vamos a tener a Donald Trump como Presidente de Estados Unidos, el miedo no va a conducir nuestro país. No tenemos miedo de los musulmanes ni de los inmigrantes ni de las mujeres. Nosotros no vamos a tener miedo de nada», dijo indignado sobre las palabras que incitan al odio del candidato republicano.

Escoltado por Julia Roberts y Jack O?Connell, Clooney se despachó a gusto contra las cadenas de televisión que, gracias a los beneficios reportados, han convertido a Trump en un candidato viable a la presidencia. «El gran desastre que estamos viviendo, y que se refleja en el filme, es la forma en que recibimos la información. Trump es el resultado de muchas horas de programación dedicadas al aspecto superficial, sin responder las cuestiones importantes. Mientras sus ratings suban, aunque muestren un pódium vacío con un cartel que dice: Donald Trump hablará pronto, lo demás no les interesa a las grandes cadenas». Clooney encuentra su enemigo en la industria de la televisión que ha diseñado un departamento de noticias inmensamente rentable. «Es peligroso continuar por ese camino. Porque las noticias son simple información para el público. Yo no considero noticia a toda esa programación creada para ganar dinero» repite indignado.

Cuando Lee es secuestrado en directo, por un admirador que ha perdido sus ahorros siguiendo el consejo del presentador, será su productora, Patty Fenn, (Julia Roberts) quien le ayude a escapar de su delicada situación. Las finanzas, esas aguas turbulentas que tantos quebraderos han causado a los habitantes del planeta en los últimos años, son difíciles de entender incluso para Julia Roberts. «Creo que el mundo de las finanzas es confuso intencionadamente porque de ese modo unos pocos pueden controlarlo, sinceramente lo digo. Pero este filme es mucho más, es la historia personal de los personajes y no tanto su ambición económica», explica la actriz. Entre ellos, Julia y George, hay una complicidad real que se refleja en pantalla. «Trabajar con George es una delicia, es un gran compañero con quien mantengo una buena amistad. Si voy a dejar la comodidad de mi casa por un rodaje, si voy a dejar a mi marido y a mis hijos, al menos quiero hacerlo acompañada de artistas que admire», reconoce Roberts.

Clooney y Roberts, grandes amigos

Amigos íntimos, la pareja se conoció rodando «Ocean?s 11» y, desde entonces, este tándem cinematográfico disfruta cimentando juntos su leyenda, llegando Clooney a dirigir a Julia en Confesions of a Dangerous Mind. «Cuanto mayor eres, y si tienes la suerte de poder elegir tus proyectos, más buscas estar en buena compañía, evitar problemas. Es un privilegio poder colaborar con gente que disfruta su trabajo tanto como Julia», confiesa Clooney. El suyo es un afecto real, que se mantiene a flote aun cuando las cámaras dejan de mirar. «Desde que me encontré con él en rodaje de 'Ocean's 11' nuestras vidas han estado unidas personal y profesionalmente», admite la actriz.

Con un estilo y un tono que busca la redención del famoso presentador, el filme «Money Monster» pone de relieve el empeño del público por seguir a las celebridades. «Vivimos en una cultura obsesionada con la fama. Yo mismo estoy obsesionado con ella (bromea el actor). Seamos justos, las estrellas de cine ya no existen, han sido fulminadas por las estrellas de la televisión. Estrellas de cine como Clark Gable, Spencer Tracy o Bogart han sido sustituidas por los protagonistas de los realities. El problema hoy en día, con respecto a Cary Grant o Tracy, es que se nos ha desmitificado, se sabe demasiado de nuestras vidas privadas. Pero, al mismo tiempo, nos ha liberado. Siempre van a existir un manojo de celebridades chupando el aire de la fama y viviendo sin hacer nada. Hay muchos que no han hecho nada y son famosos. Ellos viven en su aspiradora dejando que los demás podamos respirar más tranquilos», explica Clooney. Para Julia Roberts, famosa desde que rodara el filme «Pretty Woman» en los ochenta, la celebridad es un estado pasajero. «La fama es una brisa de verano que viene y va. Como actor lo verdaderamente definitivo es saber quién eres y lo que quieres, de eso se trata esta profesión». termina la actriz dejando escapar su popular e hipnótica risa.

Comentarios