ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
La última película de Clint Eastwood acaba en una demanda por fraude para sus productores
Tom Hanks, en una escena de «Sully»

La última película de Clint Eastwood acaba en una demanda por fraude para sus productores

Estos se niegan a pagar por las contribuciones que un piloto realizó en «Sully», el filme protagonizado por Tom Hanks

Día 11/07/2016 - 18.53h

Los productores de «Sully», la cinta que relata la historia del piloto de avión Chesley «Sully» Sullenberger, que en 2009 logró aterrizar en el río Hudson evitando un catastrófico accidente, han sido demandados por incumplimiento del contrato, fraude y violaciones del código laboral por un piloto al que consultaron para hacer la película de Clint Eastwood.

Según informa «The Hollywood Reporter», el Tribunal Superior del Condado de Los Ángeles obliga a los productores de la película a pagar al piloto, que asegura que se encargaba de la réplica del avión en la cinta de Eastwood. Scott Heger afirma que él fue el responsable de reproducir el Airbus A320, y lo describe como uno de los «personajes principales» de la película, que está protagonizada por Tom Hanks.

La denuncia recoge que Scott «es responsable de la 'actuación' de este inanimado y 'central personaje'», y que «los acusados se niegan a recompensar las contribuciones que hizo a la película». Heger demanda a Warner Bros., Kiki Tree Pictures y al productor Tim Moore por incumplimiento del contrato, fraude y violaciones del código laboral.

250.000 dólares

El piloto asegura que estableció un acuerdo verbal con Moore para actuar como el «coordinador aéreo» del filme y que se encargaría de gestionar los productos de la empresa Blair Adhesive para conseguir los aviones necesarios.

Ambos establecieron que la recompensación económica dependería de la carga de trabajo que fuera necesaria, y que cubriría todo menos la adquisición y el transporte de los aviones. También establecieron que la suma a pagar al piloto se revisaría posteriormente. Mientras, la empresa Blair firmó tres contratos para el proyecto de Eastwood

Heger defiende que se dedicó de lleno a la película «Sully», trabajando durante seis meses casi 60 horas a la semana, encargándose desde el entrenamiento de los actores, la búsqueda de las localizaciones o las medidas de seguridad. Según figura en la denuncia, Warner se negó a pagar al piloto porque no había firmado ningún contrato, y porque sus servicios se limitaron a conseguir los acuerdos con Blair para adquirir el avión.

Las labores que realizó durante la filmación de la película excedían el acuerdo oral que hizo con Moore, defiende Heger, y pide una compensación de 250.000 dólares. En la demanda también figuran daños y perjuicios, ya que asegura que los productores le amenazaron con ponerle en la lista negra si demandaba.

Comentarios