ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
Así fue cómo las palomitas invadieron las salas de cine

Así fue cómo las palomitas invadieron las salas de cine

Las salas empezaron a venderlas en los años 30 y a crear todo un modelo económico alrededor de ellas

Día 15/07/2016 - 18.04h

La historia de cómo las palomitas asaltaron las salas de cine se remonta a los años 30, los tiempos de la Gran Depresión. La Bolsa de Nueva York se había hundido por completo y toda la felicidad de la década anterior se había disuelto en cuestión de unos pocos días. El panorama era desolador. Así lo describía Keynes en un artículo publicado el 10 de mayo de 1930 en «The Nation»: «Nos encontramos en la sima de un grave hundimiento internacional, catástrofe que recordará la historia como uno de los más graves que nunca haya habido».

Las salas habían notado el vendaval de la crisis, necesitaban nuevas recetas financieras. Aunque la gente todavía iba al cine (por aquel entonces, como ahora, era uno de los entretenimientos más baratos), el beneficio de las entradas no era suficiente. Entonces, los empresarios tuvieron una gran idea: ¿por qué no vender comida si la gente siempre se la traía de casa o la compraba en la tienda de la esquina?

Aquí es donde entran las palomitas, un producto mágico: eran muy fáciles de producir, tenían poco coste y granjeaban un beneficio del 90%. Las salas empezaron a venderlas y a crear todo un modelo económico alrededor de ellas. Deciden comprar el maíz al por mayor, directamente a las industrias que lo refinan. Adquieren las máquinas más eficaces para preparalas. Los cines empiezan a vender palomitas saladas, las tradicionales. Después llegan las palomitas con mantequilla o con crema de cacahuete. Luego las palomitas dulces, de todos los colores. Los boles aumentan de tamaño y el precio sube. El negocio era rendondo.

En los años 50, la mayoría de los multicines estadounidenses ya vendían palomitas. Cineplex-Odeon, una de las principales redes de salas de cine en Estados Unidos, llegó a comprar una marca de palomitas, Kernels Popcorn. El tándem cine-palomitas se había hecho inseparable.

Comentarios