ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .

«Ice Age: El gran cataclismo»: El mundo espacial de Scrat y sus bellotas

La ardilla toma el protagonismo en la nueva entrega de la saga

Día 16/07/2016 - 12.37h

Un paso más allá. Incluso dos. Eso es lo que han buscado dar los creadores de «Ice Age: El gran cataclismo» con esta nueva entrega de la saga, no solo en el valor de los protagonistas, sino en las proporciones del desastre que se avecina, tal y como aventura el título de la película. Mike Thurmeier, uno de los dos directores, vio claro algo que empezaba a ser evidente: tanto él como la productora encargada de la saga, Lori Forte, decidieron que en esta película, Scrat condujera la historia en vez de aportar un simple toque cómico a la historia principal de la manada.

Y ya era el momento, sobre todo si tenemos en cuenta que Scrat está, literalmente, en cada momento importante de la saga: marcó el comienzo de la Edad de Hielo, provocó el deshielo, desencadenó el mundo perdido de los dinosaurios, provocó la separación de los continentes; y ahora desencadena una serie de desastres cósmicos que amenazan al mundo. «En esta película es, básicamente, el responsable de la expansión del universo tal y como lo conocemos. Es su versión del Big Bang», apuntan los productores de Forte.

Hay algo de Los Minions en Scrat, y es su facilidad para provocar el caos. Lo extraño es que nadie haya caído antes en su capacidad para ser protagonista de la historia, sobre todo en lo que se refiere a su habilidad para crear tramas en su búsqueda de la bellota. En esta ocasión casi todo gira alrededor de este dúo devastador. Como explica el director de diseño, Michael Knapp: «Cuando estamos en un mundo con Scrat, siempre lo vemos a través de sus ojos. Y Scrat siempre, siempre, está buscando o mirando bellotas. Así que eso fue lo que construimos en la nave, pues allá donde mires ves motivos de bellotas. Las puertas tienen forma de bellota; las bellotas casualmente encajan en el árbol de dirección de la nave; el suelo del puente de la nave tiene una bellota gigante iluminada. Forman parte del ADN de la nave espacial».

Caos tecnológico

La película que se estrenó este viernes tiene sus bases en el filme original. Por ejemplo, «en la primera película, había una escena en la que la manada pasaba a través de una especie de museo de hielo, en el que se veía un pez prehistórico, un dinosaurio, la evolución de Sid y, por último, una nave espacial o un platillo volante. Siempre identificamos la nave espacial como algo fascinante y sabíamos que había algo de mitología unida a ella, algo que algún día íbamos a explorar, pero en ese momento no sabíamos exactamente cómo ?explica Thumeier?, así que decidimos que era el momento de volver a esa pedazo de 'Ice Age'», y sembramos las semillas para el actual filme».

También había un precedente en el que la tecnología había puesto del revés la vida de Scrat. Fue en el corto nominado al Oscar «No Time for Nuts», cuando el personaje encuentra una máquina del tiempo que crea un tipo diferente de caos tecnológico en Scrat.

Otro vínculo con la película original ?y con los siguientes capítulos? es la dinámica familiar de la manada, realizada para que aporten corazón y emoción al filme y, al mismo tiempo, añadan comedia y aventuras. Pero como la mayoría de las familias, la manada debe adaptarse a un mundo en continuo cambio. «Llevamos a nuestra familia de personajes a un lugar en el que todavía no les habíamos visto», explica el director.

Comentarios