ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
La guerra de las imágenes
Rodaje en el frente de Puigcerda, en 1938

La guerra de las imágenes

Entre 1936 y 1939, el cine español constituyó un «segundo frente» donde se plantearon todas las disyuntivas internacionales del momento, como democracia o totalitarismo

Día 18/07/2016 - 13.08h

La Guerra Civil española fue la primera guerra mediática. En ella las imágenes tuvieron un papel decisivo convirtiéndose en un poderoso instrumento de información y propaganda. Sin duda, constituyó un «segundo frente» donde se plantearon todas las disyuntivas internacionales del momento: democracia/totalitarismos, intervencionismo/solidaridad, guerra total/defensa popular, nuevos sistemas de producción de imágenes/instrumentalización política de las mismas? Todo ello dio lugar a un nuevo imaginario bélico con la población civil como protagonista.

En esta «guerra de ideas» trabajaron conjuntamente las revistas gráficas, la fotografía y el cartel, pero el cine tuvo un protagonismo especial al ser un espectáculo de masas. Las circunstancias de la guerra obligaron a reducir drásticamente la producción de ficción orientándola hacia la actualidad. Sin embargo, más que satisfacer las necesidades periodísticas inmediatas (cometido resuelto por la prensa y la radio), los noticiarios y documentales de ambos bandos forman parte de una tupida red de consignas, tales como construir la imagen del enemigo, preparar a la población en la retaguardia, establecer una visión interesada de España, denunciar la intervención extranjera y la conversión de los civiles en objetivo militar. Estos y otros motivos circulan con distintas modulaciones entre un bando y otro (y tendrán una caja de resonancia en la producción internacional), con frecuencia adoptando la fórmula de la contrapropaganda, y son el objetivo principal de partidos y departamentos de propaganda.

Las urgencias del momento y la precariedad de medios condicionaron los resultados estéticos, sin embargo todo este caudal de imágenes no debe considerarse una mera ilustración de acontecimientos tan inconsistente como militante. El nivel de producción y la solvencia técnica alcanzada por el cine español durante la República dejó su impronta.

La labor emprendida por Filmoteca Española entre 1985 y 1996 fue decisiva para redescubrir esta producción y recuperar unos fondos, cuyos materiales originales habían desaparecido en su mayoría tras el incendio de los laboratorios Riera el 16 de agosto de 1945. El balance de esta investigación fue que de las 360 producciones republicanas identificadas se perdieron 209 y de las 93 nacionales desaparecieron 29. Hoy constituyen un patrimonio insustituible de nuestra historia que debemos preservar y difundir.

Comentarios