ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
Los Platino abrazan a la serpiente

Los Platino abrazan a la serpiente

La película colombiana es la gran vencedora de la noche del cine iberoamericano, al hacerse con siete galardones de los ocho a los que optaba. Ricardo Darín recibió el Platino de Honor y «Truman» se fue de vacío

Día 26/07/2016 - 04.45h

Con cierta sorpresa, cuando todas las papeletas apostaban por «El club» y por «El clan», la colombiana «El abrazo de la serpiente» ha sido la gran triunfadora de la noche del cine iberoamericano. La película dirigida por Ciro Guerra se ha hecho con siete de los ocho Platino a los que optaba y ha tomado el relevo de «Relatos salvajes», mientras que la española «Truman» se marcha de vacío del Centro de convenciones de Punta del Este.

Todo estaba listo para que fuera la noche de Ricardo Darín. El argentino recibía el premio de honor, un reconocimiento a su larga carrera delante de las cámaras. También nominado por su papel en «Truman», donde interpreta a un actor que padece cáncer y que se encuentra en el último tramo de su vida, podía haber visto a su película premiada como la mejor de Iberoamérica pero tuvo que compartir protagonismo.

Ya desde el principio, «El abrazo de la serpiente» cosechaba premio tras premio y solo se le escapó el de mejor guion, que recayó en manos de la chilena «El club». En el resto de categorías, el filme de Ciro Guerra fue abrazando uno tras otro: película, dirección, música original, dirección de montaje, dirección de arte, fotografía y dirección de sonido. «El honor es gigantesco porque esta película pareció imposible durante mucho tiempo», aseguró su director antes de hacer un llamamiento a la paz en Colombia, el mismo que realizó el protagonista después de recoger el máximo premio. «Es el momento de que llegue».

Casi pleno para la colombiana en una gala que se iba haciendo previsible conforme pasaban los minutos y que fue salpicada continuamente por números musicales: Diego Torres, Paulina Rubio, Álvaro Soler, Gia, Pipe Bueno y muchos más pasaron por el escenario. Entre canción y canción había tiempo para un poco de cine, aunque no lo tuvieron los premios menores para agradecer sus galardones.

No podía ser de de otro modo cuando una de los presentadores era la uruguaya Natalia Oreiro. La cantante cogió el testigo de Santiago Segura y Adal Ramones con el primer número musical de la noche. Los humoristas habían empezado la noche con un tono ácido y sin dejar títere con cabeza. Edward James Olmos y su «cara de narcotraficante», los matrimonios fallidos de Paulina Rubio, el muro mexicano de Donald Trump o la dificultad de los americanos para pronunciar en nombre de Iñárritu («and the Oscar goes to?») fueron foco de sus bromas. Ni Ricardo Darín se libró, en una clara demostración de que era su noche.

Era el protagonista de las cámaras. Todas le buscaban cuando ya pasó por la alfombra roja y también cuando subió al escenario para recibir su merecido homenaje. Con muchos nervios, prefirió no hacer un discurso aunque sí dirigir unas cortas palabras. «Todavía tengo en la cabeza el discurso de Antonio Banderas del año pasado, con el que estoy de acuerdo al 90%. Frente al desproporcionado presupuesto de las superproducciones, nosotros debemos responder con talento, con creatividad, con ganas, con picardía y con atrevimiento. Es la forma de suplir nuestra falta de presupuesto».

Después no pudo seguir siendo protagonista. El argentino tuvo que ver cómo su compatriota Guillermo Francella se hacía con el Platino al mejor actor por «El clan» agradeciendo a Pablo Trapero por ese «viaje inolvidable» que supuso el rodaje de la película. Y parecía que era la noche de la interpretación argentina porque Dolores Fonzi también se alzaba con el premio a la mejor actriz por «Paulina», mostrando un cartel en el que se podía leer #LibertadparaBelén. Se trata de una joven presa en Tucumán y condenada a ocho años de prisión por un aborto espontáneo.

Reconocimiento a «Ixcanul»

Si «El abrazo de la serpiente» pasará a la historia de los Platino como la película con más galardones, «Ixcanul» estaba en la boca de todos. La película de una joven de 17 años destinada a un matrimonio arreglado ha hecho que Guatemala se sitúe en el panorama cinematográfico y recibió el Platino a la mejor ópera prima. Su director, Jayro Bustamante, agradeció el galardón porque era «un sueño personal y el sueño de un país».

La nota política la dejaron los constantes apelativos a Trump y un «fuera Temer» con el que la directora brasileña de «Que horas ela volta?» recogía el Platino que reconoce la ayuda a la educación. Un momento que empañó la entrega del galardón por parte de la premio Nobel de la Paz Rigoberta Menchú. También lo hizo Jaume Roures, con otro llamamiento político al recoger el Platino al mejor documental por «El botón de nácar». Este será el único premio que viaje de Punta del Este a España, junto con el de la producción de Telecinco Cinema «Atrapa la bandera» como mejor película de animación. «Truman», al final, se fue sin nada y habrá que esperar al año que viene, cuando Madrid acogerá la gala, para tener una mayor presencia española en la gala.

Comentarios