ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
Crítica de ABC, en 1984: «Cazafantasmas», otro ingenioso y millonario filme de Hollywood
Cartel de «Cazafantasmas» (1984)

Crítica de ABC, en 1984: «Cazafantasmas», otro ingenioso y millonario filme de Hollywood

La película protagonizada por Bill Murray y Dan Aykroyd fue la comedia más taquillera de los 80

Día 03/08/2016 - 13.10h

La nueva película de «Cazafantasmas» está dando tanto que hablar como aquella primera que, en 1984, se alzó como la comedia más taquillera de la década de los 80. Que si una de sus protagonistas, Leslie Jones, cierra su cuenta de Twitter por insultos racistas. Que si el coche de la secuela iba a hacer viajes de Uber gratis durante unos días en Madrid. Luego una revisión de la genialidades publicitarias de la historia de la saga. O que si Ivan Reitman, el director de la cinta original, niega que haya planes para otra secuela.

Fue éste precisamente el responsable de aquella película paradigmática e imprescindible de hace 32 años. Un entretenimiento familiar que mezclaba comedia, romance, terror y cine fantástico convertida hoy en un clásico. «Una de esas películas raras, donde la frágil visión cómica original, ha sobrevivido a una producción de varios millones de dólares», decía «Chicago Sun-Times». «Por muy buena idea que haya sido soltar al Sr. Murray en plan 'El exorcista', el filme no llega mucho más allá de su idea. Sus chistes, sus personajes y su trama son tan dispersos como los propios fantasmas», aseguraba «The New York Times». «En esencia, una versión de 30 millones de dólares de 'Abbott y Costello contra la momia', pero no por ello mala, gracias sobre todo a la sequedad con la que Bill Murray pronuncia sus diálogos y a cómo Reitman mantiene un tono moderadamente coherente en la trama», comentaba el crítico de «Chicago Reader». «¿Cómo no te va a gustar?», se preguntaba «The Guardian».

¿Y qué decía la crítica de ABC publicada el 8 de diciembre de 1984? Pues aquí te dejamos que la leas, escrita por Antonio Colón, que desconocía entonces la impresión que causaría la cinta en los espectadores jóvenes del siglo XXI.

Crítica de ABC

«Era previsible la resurrección del clásico tema de los fantasmas en esta avalancha de cine fantástico que supone el núcleo central de la poderosa corriente 'neo-infantil' del mejor cine norteamericano del momento (Spielberg, Lucas, Dante, Hooper), de la que sólo se mantiene apartado ?y no del todo? el gran Coppola. Vuelven pues los fantasmas en una película millonaria en taquillajes que se ha convertido en todo un fenómeno sociológico. La moda 'cazafantasmas' abarca desde vestidos hasta pegatinas pasando por canciones millonarias (como la del título del film, cantada por Ray Parker Jr.) y toda clase de 'gadgets'.

Sólo que por una vez las expectativas no se ven colmadas. Es esta una película ingeniosa y divertida. Pero adolece de frialdad en la realización y de falta de garra en muchos momentos pensados como auténticas cumbres cómico-terroríficas. Y toda la responsabilidad recae en la dirección. Porque el guión es atractivo: tres amigos, tras ser expulsados de la Universidad, montan una compañía dedicada a investigar y eliminar fenómenos paranormales. Su caso más importante será el de un milenario dios hitita que lucha por reencarnarse aprovechando un misterioso y esotérico rascacielos construido por una secta secreta de tal forma que sea un imán que atraiga a las fuerzas malignas esparcidas por este y otros mundos.

Las buenas ideas se acumulan en este argumento. Potenciadas por los efectos especiales de Richard Edlund, podrían haber conformado un espectáculo fascinante: hay deliciosos fantasmas verdes, tremendos monstruos a lo Harryhausen, momias y toda una galería de seres ultraterrenos que hacen las delicias de los aficionados al género.

Pero la realización de Ivan Reitman es torpe y rutinaria, no sabe sacar partido de las mejores situaciones (Nueva York invadido por los fantasmas) ni aprovechar la espectacularidad del enfrentamiento final en la cúspide del rascacielos con el terrorífico dios.

El capítulo de interpretaciones, en cambio, es brillante. Estupendo Dan Aykroyd (también coguionista), perfectamente secundado por Bill Murray y Harold Ramis. Perfecta Sigourney Weaver («El año que vivimos peligrosamente») como la mujer dura e independiente que ve su moderno piso invadido por monstruos y apariciones.

De lujo la fotografía (Laszlo Kovacs) y la música (Elmer Bernstein). Lástima que en la banda sonora se perjudique el trabajo del maestro Bernstein por la proliferación de canciones aspirantes al 'hit parade'».

Comentarios