ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
Crítica de ABC, en 1961: «'Los 101 dálmatas' fue tratada injustamente en San Sebastián»

Crítica de ABC, en 1961: «'Los 101 dálmatas' fue tratada injustamente en San Sebastián»

Con motivo del estreno de «Mascotas», recuperamos la crítica de los perros más famosos de la historia del cine de animación

Día 05/08/2016 - 11.13h

«Mascotas» llega a los cines españoles este viernes 5 de agosto tras arrasar en la taquilla estadounidense. La cinta recupera un motivo clásico del cine de animación: los perros. En este sentido, quizá «Los 101 dálmatas» sea la película que más éxito ha tenido en la historia del cine. Esta obra fue la última que Walt Disney pudo ver en vida, y también constituye un «admirable acierto artístico», según afirma el crítico de ABC en 1961.

[ABC, en 1981: la crítica del primer «Indiana Jones»]

[ABC, en 1979: la crítica del «Superman» de Christopher Reeve]

[ABC, en 1977: la crítica de «Star Wars: Una nueva esperanza»]

[ABC, en 1968: La crítica de «El bueno, el feo y el malo»]

[ABC, en 1972: La crítica de «El Padrino»]

Pongo y Perdita, los dálmatas protagonistas; sus amos Roger y Anita; la málvada Cruella de Ville y todos los animales que recorren esta historia lograron que el filme ganase el premio BAFTA a la Mejor película de animación.

La crítica de ABC en 1961

Entre las escasas, escasísimas, muestras de buen cine que ofreció él Festival de San Sebastián celebrado en la primera mitad del mes de julio pasado (el certamen donostiarra debería corregirse seriamente, o desaparecer) la película en dibujos animados «Los 101 dálmatas», creada por Walt Disney con la cooperación de innumerables, agudos e ingeniosísimos talentos, presentada en él, fue?escribimos en estas mismas páginas en su momento? «como una brisa de fragante optimismo».

¿Qué añadir a lo que entonces dijimos, a lo escrito, invadidos por la primera extraordinaria impresión que nos hizo la película? Habría mucho, indudablemente, pero preferimos antes recordar algunos de nuestros párrafos de entonces: «Es 'Los 101 dálmatas' una deliciosa historia de perros de raza, que el público presencia sin sentir, llena de humor y de ternura, con un tratamiento, tanto en la representación de los seres que la pueblan como en la ambientación y el colorido que revela la constante preocupación por el afinamiento y el progreso del instrumento de expresión que maneja el gran creador que es Walt Disney».

Y añadíamos: «No solo hay admirables aciertos en lo visible en la pantalla, sino en lo audible, como el pasaje en que los canes se transmiten el mensaje de alarma mediante un sistema de ladridos en cadena. Sí, la película puede reputarse no sólo como una más de la valiosa lista de los largometrajes del género de Walt Disney, sino como una de las mejores y, desde luego, como la más perfecta. Con ella disfrutarán chicos y grandes, de estos últimos hasta los más exigentes y descontentadizos; los más reacios a la conformidad».

Y ahora vienen los añadidos actuales. Tiene la película una profunda enseñanza, la de la verdadera hermandad universal. De una manera jocosa y muy intencionada muestra cómo a los pobres perrillos perseguidos los salva de sus peores trances su tradicional enemigo: ¡el gato! Y muestra cómo todos los animales que rodean a esos perros actúan en su ayuda, uniendo sus esfuerzos. Esto, en cuanto a lo que pudiéramos llamar la moraleja. En lo que respecta a la ambientación, insistiremos, se nos revela como un prodigio. La historia se desarrolla en Londres y sus alrededores, y es sorprendente la finura, la delicadeza y la expresividad de las imágenes que de la ciudad sa brindan. Asombran por la veracidad en la composición y el colorido, al punto de que lo que vemos no podría ser otra cosa que Londres mismo. Todo, en suma, patentiza el resultado de la sensibilidad, gusto más depurado, del talento más agudo y de la más concienzuda tarea, además de un inmenso poderío en los medios de producción.

Vaya por descontado: quela película divierte pródigamente desde el principio hasta el final. Divierte y conmueve...

Y para poner la rúbrica a este comentario diremos que nos parece inconcebible cómo el Jurado calificador de San Sebastián, afectado por lamentables ausencias y sustituciones, no otorgó a «Los 101 dálmatas» la recompensa, que le hubiera venido como anillo al dedo, y a todas luces merecía: el Premio especial del Certamen.

Comentarios