ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
«Escuadrón suicida»: Villanos de andar por casa
La película «Escuadrón suicida»

«Escuadrón suicida»: Villanos de andar por casa

La película relata un proyecto secreto del Gobierno de EE.UU. que utiliza criminales en operaciones de alto riesgo

Día 07/08/2016 - 16.35h

¿Qué ocurre cuando los villanos del barrio deciden redimirse? Con esta premisa se estrena en todo el mundo la película «Escuadrón suicida». Hollywood se rinde al género de los superhéroes estrenando un filme que viene firmado por DC y Warner Bros, e inspirado en el grupo creado en 1959 por Robert Kanigher y Ross Andru como alternativa a «La Liga de la Justicia». El «Escuadrón suicida», como lo conocemos en la actualidad, se forma gracias a un proyecto secreto del Gobierno norteamericano, que utiliza peligrosos criminales en operaciones tan arriesgadas que son catalogadas como suicidas. En realidad, es un equipo de antihéroes y villanos organizados por la fuerza para cumplir misiones específicas de espionaje. «En esta cinta se cataloga el mal contra algo peor. Aquí presentamos al mal frente al demonio y, al hacerlo, cuestionamos dónde están los límites del ser humano antes de que sea imposible redimirse. Cuantificamos el mal, hasta el punto de buscar un número que marque el antes y el después de la redención. Lo más interesante de estos personajes es su lucha interna, ese no saber si realmente quieren redimirse, y Harley, el personaje de Margot, es quien mejor representa esa idea. Ella intenta mantenerse sin esperanza en cada momento, no busca redimirse, sabe quién es y es dueña de su presente», aclara Will Smith. Tras las cámaras de este grupo de locos en busca de redención aparece el cineasta David Ayer, encargado también del guión: «El filme representa el viaje humano de cada personaje. A todos ellos la sociedad les ha arrinconado, les han dicho que son diabólicos y no lo son. Se unen como una familia, se defienden y maduran para contribuir positivamente en equipo».

Estos poderosos criminales acceden coaccionados a prestar su ayuda, digamos que es su servicio comunitario. «Los actores se prepararon intensamente para su papel. Ellos y yo desarrollamos la confianza necesaria para un filme de estas características. Creo que cuando colaboras en un proyecto con tus mejores amigos, terminas conociendo sus secretos, lo que esconde su corazón. Al hacerlo demuestras honestidad y eso fue lo que busqué en esta cinta. La amistad que ves entre los protagonistas es auténtica, saltó de la ficción a la realidad», reconoce el director.

El mal contra el bien

En esta batalla tan desgastada del mal contra el bien, la historia cae por momentos en mensajes religiosos, en la ambigüedad moral como fuente donde crear el comportamiento de los personajes. «Es incuestionable que es un filme muy católico, porque habla de redención, de sufrimiento, de demonios, de pecados. Hay muchas alegorías, mucho simbolismo, detalles que dan una dimensión distinta al relato y la separan del resto de películas sobre superhéroes», admite Ayer, que se marca una escena con un diablo redimido contra una entidad inhumana, a la que da vida la modelo Cara Delevingne en un personaje dual. «Mi personaje es el de una hechicera, atrapada durante siglos; cuando ella se escapa, provoca la creación del equipo suicida», revela Delevingne.

Will Smith interpreta a Deadshot, un hábil tirador que es contratado por Amanda Waller, a quien recrea la actriz Viola Davis, para colaborar con el Departamento de Seguridad Nacional. Junto a Smith aparece Margot Robbie en el papel de Harley Quinn, Adewale Akinnuoye-Agbaje como Killer Croc, Jay Hernandez dando vida a El Diablo y el actor australiano Jai Courtney que roba el show a los demás en el papel de Boomerang. «'Escuadrón suicida' es una película veraniega, comercial, enorme; sin embargo, ninguno hemos participado en ella con actuaciones de cómic, exageradas. Creo que el nivel de interpretación de este filme es absolutamente increíble. Esa es la forma de trabajar de David Ayer, porque exige concentración, entrega, preparación, hasta sacar lo mejor de cada actor», asegura Will Smith.

«Durante el rodaje descubrí que cada actor venía con una idea muy particular de cómo actuar, pero sólo Jared se mantuvo dentro del papel durante todo el tiempo de la grabación. Es un rodaje muy largo, seis meses, y mantenerse con el personaje era muy difícil. Yo intenté ser un actor de método al principio de mi carrera pero, sinceramente, eso termina por volverte loco», añade el actor.

David Ayer trabajó codo con codo con Jared Leto, desarrollando un papel que interpretó de forma inolvidable Heath Ledger y, aunque han pasado varios años desde su muerte, su recuerdo se mantiene fresco. «Fue aterrador reinventar al Joker, pero contaba con la maestría de Jared Leto. Los dos mantuvimos largas conversaciones sobre cómo dar forma al personaje. Buceamos en la religión, en la historia, en la psicología de un papel que es imposible de entender. Es un misterio y dentro de esos parámetros lo fuimos moldeando», relata Ayer.

Comentarios