ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
«Cazafantasmas»: las chicas también son guerreras

«Cazafantasmas»: las chicas también son guerreras

Se estrena con polémica. Las redes sociales se inundaron de críticas machistas hacia el filme y sus protagonistas

Día 12/08/2016 - 11.10h

Por fin se estrena en España la cinta «Cazafantasmas», el remake del clásico filme de 1984 que dirigiera Ivan Reitman y protagonizaran Dan Aykroyd, Harold Ramis, Rick Moranis y Bill Murray. La película, que llega no sin una enorme dosis de polémica, ha cambiado los papeles de los protagonistas por cuatro actrices: Melissa McCarthy, Kristen Wiig, Leslie Jones y Kate McKinnon. Al elenco se suma como secretario del equipo de operaciones el guapo marido de Elsa Pataky, Chris Hemsworth. «Cazafantastas» es la película más controvertida de Hollywood desde el estreno de «The Inverview», que enfrentó a Hollywood con Corea del Norte. Sus protagonistas y su director han declarado la guerra a cientos de seguidores en las redes sociales intercambiando con ellos duras declaraciones personales. «Me sorprende el debate porque hemos intentado hacer honor al original», confiesa Kristen Wiig, sin querer involucrarse demasiado en la respuesta. Para el realizador, no hay tiempo de ponerse a pensar en las críticas: «Ingenuamente, pensé que todo el mundo se alegraría con la llegada de este filme. Jamás imaginé la polémica. Al principio me pareció que la reacción era puramente misógina, ahora tengo mis dudas».

El juicio popular al que han sometido a las actrices, especialmente a Leslie Jones, motivaron a un grupo que quiere acabar con las expectativas negativas de un filme protagonizado por cuatro mujeres que no persiguen a ningún hombre. «Quiero pensar que no es un ataque personal sino una reacción ante un producto que es un clásico. Desde luego me gustaría aclarar que no hemos producido una comedia romántica, porque no es cierto. Hemos intentado hacer el mejor filme posible», aseguró Melissa, rodeada de sus compañeras. El equipo repite hasta el cansancio que la narrativa no enfrenta situaciones de género. «Son cuatro científicas obsesionadas con fantasmas, todas ellas viviendo su propia aventura. Queremos inspirar a las jóvenes a estudiar ciencia, no a ver películas románticas», explica Dippold, guionista de la película. Cuando el filme se estrenó en Estados Unidos, la respuesta de los críticos fue mejor de la esperada y algunos llegaron a catalogarla positivamente, incluso alabaron a Leslie Jones, centro de la polémica por un papel considerado un burdo arquetipo social. «Siento los ojos puestos en mí y no es justo. Mucha gente nos ha atacado sin haber visto la película», se defiende Jones.

Paul Feig y Melissa McCarthy son los nuevos reyes de la comedia en Hollywood. Juntos, con su humor corrosivo y sus antihéroes, han construido un imperio. Feig y McCarthy, como un entrenador y su pupila en los Juegos Olímpicos, desafían las leyes impuestas con atrevimiento, coraje y confianza mutua. Sin miedo a Hollywood y sus leyes no escritas, seducen al público con papeles femeninos poco estilizados que rompen con los estereotipos. «A lo largo de la historia del cine han existido muchas mujeres que fueron grandes actrices cómicas. Existe una doble vara de medir para las mujeres, que a mí me irrita», admite McCarthy. La cara del éxito en la industria del cine ha cambiado con la llegada de Feig y McCarthy. Juntos debutaron con «La boda de mi mejor amiga», siguieron con «Cuerpos especiales» y «Espías» (cada una de ellas consiguió más de doscientos millones de dólares en la taquilla) y vuelven al ataque con «Cazafantasmas». «Nos entendemos muy bien. Desde que la descubrí en la audición de ?La boda de mi mejor amiga? soy admirador de su talento para la comedia». A lo que su pupila responde con satisfacción: «Yo haría cualquier cosa por Paul Feig, incluso una secuela de ?Cazafantasmas?», bromea la actriz.

Explorar posibilidades

El planteamiento de sus historias sigue un patrón de conducta: personajes femeninos poco glamurosos dentro de ambientes dominados generalmente por hombres. Una perspectiva que ha permitido al cineasta y a la actriz plasmar sus ideas en áreas donde aún permanece la mentalidad sexista en un intento de llevarlas hacia un camino de progreso. «Me interesa divertir al público, pero también explorar la posibilidad de personajes diferentes, identidades que no se han explotado todavía en Hollywood», reconoce Melissa. A su lado, la actriz Kristen Wiig termina sus frases, como dos buenas amigas acostumbradas a trabajar juntas desde hace tiempo: «Nos hemos convertido en heroínas», responde medio en broma y continúa: «No hemos hecho un remake; son personajes distintos, una historia distinta. Solo mantenemos el espíritu, el vestuario y la caza de los fantasmas», explica Wiig. La colaboración de ambas en «La boda de mi mejor amiga» y su éxito posterior lanzaron la carrera de estas dos actrices que son, hoy en día, las más populares en la taquilla cinematográfica internacional.

Igual que el equipo original de «Cazafantasmas» tenía personalidades muy diferentes, la cuadrilla de Feig ha creado su propio universo, sin llegar a convertirse en un remake al uso o en «Cazafantasmas 3». «Ya se han hecho dos películas de Cazafantasmas, yo quería descubrir este mundo de una forma original. Personalmente, no me gustaba la idea de empezar diciendo 'hace veinticinco años', ni tampoco que ellas se vieran saturadas de tecnología. Por eso hemos ido al origen. Lo más divertido es representar ramas distintas del árbol de la ciencia y construir desde su raíz. No hubiera podido hacer eso con una secuela», explica el cineasta. Contrarrestando a las mujeres aparece Kevin, el secretario sin sustancia, pero con un físico de infarto, creado por Chris Hemsworth. «Me convierto en el hombre objeto y, como tal, me lo he pasado sensacional rodando este filme. Tenía muchas ganas de hacer una comedia y alejarme de mis personajes de seperhéroes», reconoce el australiano.

Comentarios