ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
Así era el desmesurado primer guion de «Cuatro Fantásticos» que hubiese costado más de 120 millones
Imagen de «Cuatro fantásticos»

Así era el desmesurado primer guion de «Cuatro Fantásticos» que hubiese costado más de 120 millones

Se escribieron más de una docena de borradores hasta que se aprobó el texto definitivo

Día 25/08/2016 - 19.09h

El reboot de los «Cuatro Fantásticos» (2015) es posiblemente la mayor mancha en el expediente de FOX en los últimos años. La cinta de Josh Trank se llevó un buen mazazo, tanto de la crítica como del público. El propio director, tras cargar contra el estudio por no dejarle hacer una «fantástica película que habría recibido buenas críticas», llegó a pedir perdón a los fans.

Tal y como aseguró Trank en sus declaraciones, la película pudo ser muy distinta. Y de hecho, en su primera versión en el papel lo era. Ahora, el guionista Jeremy Slater ha revelado las claves del primer borrador que él mismo escribió para la cinta, y que finalmente fue rechazado por ser «extremadamente caro».

En los títulos de crédito de «Cuatro Fantásticos» aparecen como guionistas el director Josh Trank, el productor de la película, y de toda la saga «X-Men», Simon Kinberg y Jeremy Slater, autor del primer borrador del libreto. Ha sido este último quien, en declaraciones a «ScreenCrush», ha asegurado que el film iba a tener «mucho humor, mucho corazón y mucho más espectáculo».

Slater, que escribió «entre 10 y 15 borradores en un periodo de 6 meses», antes de ser reemplazado, tenía una idea muy distinta de lo que la película «Fantastic Four» podía ofrecer al público. Por desgracia esta no conectaba con el «tono terrenal y realista» que Trank quería en su película.

El guión comenzaba (como la película) con Reed y Ben siendo niños. Sin embargo, el edificio Baxter se concibió como «una especie de Hogwarts para nerds. Una escuela llena de jóvenes genios que estudiaban el diseño de hoverboards, experimentaban con anti-gravedad y teletransporte e incluso con formas de vida artificiales», en contraposición al «tono Cronenberg» que finalmente tuvo el edificio en la película, en palabras del propio Slater.

Rápidamente, Reed entablaba amistad con Victor Doom, «un dañado joven Latveriano que poco a poco conseguía seducir a Reed en el incumplimiento de las reglas». Pero la cosa no acababa ahí, ya que el borrador de Slater incluía grandes batallas con seres como Annihilus que tenía lugar en la Zona Negativa.

«Además de Annihilus y la Zona Negativa, teníamos al Doctor Muerte declarando la guerra al mundo civilizado, al Hombre Topo (Mole Man) desatando el caos en Manhattan con un gigantesco monstruo de ingeniería genética y un rescate a lo 'Salvar al Soldado Ryan' en el edificio Baxter que acababa con una lucha contra un ejército de Doombots», explica en sus declaraciones Slater.

«Había monstruos y alienígenas, y el Fantasticar. Incluso un simpático robot esférico que era básicamente como BB-8 pero dos años antes de que BB-8 existiera», prosigue. El guión incluso concluía con una espectacular escena post-créditos en la que Galactus y Silver Surfer «devoraban un planeta entero».

Por desgracia, la película concebida por Slater habría sido tan vistosa como inmensamente cara, por lo que Trank y Kimberg decidieron rechazar el guión y reescribir una nueva aventura más acorde con las exigencias de producción. «Si crees que todo eso suena muy bien... bueno, nosotros también lo pensábamos. El problema fue que también habría sido muy, muy cara», concluye sus declaraciones Slater.

Finalmente, «Cuatro Fantásticos» se reescribió, usando los borradores de Slater como base inicial del proyecto, convirtiendo lo que podría haber sido una de las grandes películas de superhéroes de los últimos años en un fracaso completamente olvidable. En la actualidad, Jeremy Slater se encuentra trabajando en la serie de FOX «El Exorcista», y es el responsable del libreto de la adaptación en acción real de «Death Note» que prepara Netflix.

La película recaudó menos de 170 millones de dólares en los cines de todo el mundo con un presupuesto que superaba los 120 millones, convirtiéndose así en uno de los grandes fiascos de 2015, acumulando hasta tres premios Razzie, incluidos Peor película, Peor remake y Peor director.

Comentarios