ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
Adiós a Arthur Hiller, el verdadero creador de lágrimas

Adiós a Arthur Hiller, el verdadero creador de lágrimas

El director de «Love Story» deja un legado de amor y mucho llanto

Día 25/08/2016 - 19.11h

El director de la lacrimógena «Love Story», Arthur Hiller, era un director prolífico en su quehacer, no en vano trabajó 40 años en el cine y la televisión. Hiller estuvo durante más de una década en televisión antes de dirigir «La americanización de Emily» (1964), «El expreso de Chicago» (1976) o la ya mencionada «Love Story» (1970), donde contaba la historia de amor entre Oliver Barrett y Jenny Cavilleri. Esta última película, basada en la novela de Erich Segal, fue un todo un taquillazo, y estuvo nominada a siete premios Oscar, incluyendo mejor película y mejor director. A pesar de que muchos críticos la tildaron como demasiado sentimental, está considerada por el American Film Institute como la novena película más romántica de la historia.

Nacido en Edmonton (Canadá) en 1923, dirigió a lo largo de su carrera más de 30 largometrajes, entre los que se cuentan «Anatomía de un hospital» (1971), «Los encantos de la gran ciudad» (1970) o «Los suegros» (1979), todos ellos comedias. Antes había dirigido episodios de televisión en su Canadá natal y luego en Los Ángeles, donde se trasladó para trabajar para NBC en series como «La ley del revólver», «Naked City» o «Alfred Hitchcock presenta». En 1957 se estrenó en el cine con «The Careless Years». La trayectoria profesional de Hiller vivió su momento más álgido de 1970 a 1971, con dos comedias escritas por Neil Simon, «Los encantos de la ciudad» (1970), protagonizada por Jack Lemmon, y «Eso del matrimonio» (1971), con Walter Matthau. La comedia negra «Anatomía de un hospital» (1971) supuso la cuarta nominación al Oscar de su protagonista, George C. Scott, y se llevó la estatuilla al mejor guión.

Su buena racha terminó con «El hombre de La Mancha» (1972), que a pesar de las buenas críticas, no fue un gran éxito en taquilla. Hiller continuó dirigiendo películas hasta 2006, pero nunca logró alcanzar el mismo éxito que tuvo durante los primeros años de los 70.

En lo que más destacó Hiller fue en la defensa de los derechos creativos pues fue presidente del Sindicato de Directores de Estados Unidos de 1989 a 1993, y también estuvo a cargo de la Academia de las Artes y Ciencias Cinematográficas de 1993 a 1997. Ésta emitió un comunicado lamentando el fallecimiento del director. «Estamos muy tristes por la muerte de nuestro querido amigo Arthur Hiller», declara su presidenta, Cheryl Boone Isaacs. «Fui miembro de la Junta durante su presidencia y tuve la suerte de presenciar de primera mano su dedicación a la Academia y su pasión por la narración visual», añade.

También la protagonista de Love Story, Ali MacGraw, emitió un comunicado al conocer la muerte del director. «Arthur Hiller fue una parte esencial de una de las experiencias más importantes de mi vida. Era extraordinario, tenía talento y era generoso. Le echaré muchísimo de menos», asegura la actriz.

Comentarios